Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesor jurídico de Marbella que desveló las irregularidades urbanísticas se ratifica ante el juez

El jefe de los servicios jurídicos de Urbanismo en el Ayuntamiento de Marbella, Jorge González, se ratificó ayer ante el juez en la declaración que prestó en octubre de 2005 sobre irregularidades en la concesión de licencias y que fue el origen de la investigación del caso Malaya.

González testificó ante el juez instructor del caso, Miguel Ángel Torres, durante más de cinco horas, ya que fue interrogado por 16 abogados defensores de las 86 personas procesadas en el caso. Ernesto Osuna, letrado de la ex alcaldesa Marisol Yagüe, advirtió algunas "contradicciones" en la declaración de González durante la que dijo que se evidenció una cierta "animadversión y diferencias irreconciliables" con algunos de los responsables municipales imputados en la causa, en especial con el que fuera gerente de Urbanismo y presunto cerebro de la trama, Juan Antonio Roca. También dijo que usó un tono "sarcástico y fuera de lugar" e hizo afirmaciones con las que "parecía más una acusación que un testigo".

En octubre de 2005, Jorge González compareció como testigo en una causa abierta por el juez Miguel Ángel Torres por las irregularidades en la concesión de la licencia para el hotel Guadalpín, promovido por Aifos. González contó al juez en aquella ocasión que las licencias de obras en el Ayuntamiento de Marbella se concedían sin los preceptivos informes jurídicos, porque así lo ordenó el ex alcalde Jesús Gil en 1998, y que todas las decisiones las tomaba Juan Antonio Roca, más allá incluso de las que le competían como gerente de Planeamiento.

El juez consideró que de aquellas afirmaciones "se desprendían una serie de hechos que pudieran tener relevancia penal", por lo que incoó diligencias previas y puso en marcha la operación Malaya. Ayer González se ratificó en todas sus afirmaciones. El asesor jurídico compareció a petición de la defensa de Roca, como trámite previo a la comparecencia que tendrán que realizar ahora los 86 imputados, una vez que el juez dictó el pasado lunes auto de procesamiento contra ellos.

Esta nueva fase de la instrucción la dirigirá el juez que sustituya a Miguel Ángel Torres, que el próximo martes cesa en el juzgado número 5 de Marbella para incorporarse a su nuevo destino en Granada. Torres tenía asignada su nueva plaza hace un año, pero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le concedió una prórroga para que concluyera la investigación del caso Malaya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 2007