Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 19 principales acusados del 11-M serán condenados al menos a siete años de cárcel

Los 19 principales acusados por los atentados contra los trenes de cercanías de Madrid, el 11 de marzo de 2004, los que se encuentran en prisión preventiva, serán condenados a penas superiores a los siete años de prisión. Esta afirmación se desprende de que el tribunal, integrado por Javier Gómez Bermúdez -presidente y ponente-, Fernando García Nicolás y Alfonso Guevara, ya ha concluido sus deliberaciones en lo fundamental y no ha emitido ningún auto de libertad para ninguno de los 19 procesados que se han pasado el juicio en la pecera porque están en prisión preventiva. Ello no quiere decir que no vayan a ser condenados a las penas solicitadas por el fiscal o las acusaciones, sino que no van a ser absueltos.

La decisión despeja las dudas sobre la futura condena a El Egipcio y El Haski, dos de los supuestos autores intelectuales

El tribunal estaría obligado a poner en libertad inmediata a los procesados a los que fuera a absolver

Los magistrados han concluido sus deliberaciones en lo fundamental, aunque quedan algunos flecos menores

Si el tribunal hubiera apreciado que no existían pruebas suficientes contra alguno de los imputados presos y que finalmente tendrían que ser absueltos, estaría obligado a acordar su inmediata puesta en libertad, como ha ocurrido en otras ocasiones.

Por tanto, y a la vista de que la mayoría de los procesados presos llevan casi cuatro años en prisión preventiva, eso quiere decir que el tribunal les condenará al menos a siete años de prisión, ya que si hubieran sido condenados a menos pena, por ejemplo seis años, en el momento de que los condenados recurrieran la sentencia deberían ser puestos de inmediato en libertad. Así lo establece el artículo 504 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que señala: "Si fuere condenado el imputado, la prisión provisional podrá prorrogarse hasta el límite de la mitad de la pena efectivamente impuesta en la sentencia cuando ésta hubiere sido recurrida".

El dato de que los 19 presos serán condenados es importante, porque las dudas más destacadas suscitadas en la vista eran si el tribunal había estimado suficientes las pruebas aportadas en el juicio contra dos de los supuestos autores intelectuales de los atentados, Rabei Osman el Sayed, Mohamed el Egipcio, y Hassan el Haski. La fiscalía y varias de las acusaciones solicitan para ellos penas que suman 38.952 años de prisión por delitos de pertenencia a organización terrorista, 191 asesinatos terroristas consumados, 1.841 asesinatos en grado de tentativa y cuatro delitos de estragos.

Cabría la duda sobre si la condena sería únicamente por la pertenencia a banda terrorista, pero no por la inducción de los atentados. Sin embargo, hay que recordar que Mohamed el Egipcio ya fue condenado en Italia a 10 años de prisión por integración en banda terrorista y no parece probable que le vuelvan a condenar en España por ese mismo delito, pues jurídicamente tiene muy difícil encaje. De hecho, los etarras condenados en Francia por delito de asociación de malhechores no pueden ser juzgados en España por pertenencia a banda terrorista porque se entiende que ya fueron juzgados y condenados por ese mismo delito en Francia.

Por ello, lo previsible es que El Egipcio sea condenado por las otras acusaciones que pesan contra él, es decir, la autoría como autor intelectual de los atentados del 11-M.

El Haski, que no ha sido condenado previamente por pertenecer al Grupo Islámico Combatiente Marroquí, sí podría ser condenado a 14 años por integración en banda terrorista y ser absuelto de la inducción de los atentados. Mucho más difícil lo tendrá Youssef Belhadj, que confesó a su sobrino pertenecer a Al Qaeda, y al que se considera que es Abu Dujanah al Afgani, el representante de la organización de Bin Laden para Europa, en cuyo nombre se reivindicaron los atentados.

Lo mismo puede decirse de los considerados autores materiales de los atentados, Jamal Zougam y Abdelmajid Bouchar, para los que la fiscalía pidió también penas que suman 38.950 años de cárcel, aunque el máximo tiempo que pasarían en prisión nunca podría superar los 40 años. Las pruebas contra ellos son abrumadoras. Lo mismo que para el polidelincuente y confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier y el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, sin cuya participación el 11-M nunca se hubiera cometido.

Los 19 integrantes de la pecera los completan Mouhannad Almallah Dabas, Fouad el Morabit, Basel Ghalyoun, Otman el Gnaoui, Rachid Aglif, Abdelilah El Fadual el Akil, Mohamed Bouharrat, Larbi Ben Sellam, Hamid Ahmidan, Mamoud Slimane Aoun, Nasrredine Bousbaa y Antonio Toro. Para la mayoría de ellos solicitan 12 años por pertenencia a banda terrorista, aunque El Gnaoui se enfrenta a 38.962 años como autor por cooperación necesaria en los atentados; Larbi, a 27, y Toro, a 23, por diversos delitos.

Fuentes de la Audiencia Nacional confirmaron ayer que las deliberaciones del tribunal prácticamente han terminado y que, en todo caso, el tribunal tiene ya decidido los aspectos fundamentales de la sentencia. No obstante, todavía quedan por deliberar algunos flecos sin mayor trascendencia.

De todas formas, del hecho de que el tribunal no haya dictado ningún nuevo auto sobre ninguno de los imputados no puede deducirse nada sobre los nueve imputados que están en libertad provisional. Se trata de Saed el Harrak, que tuvo que ser puesto en libertad por un error del juez instructor Juan del Olmo; Mohamed Moussaten, Carmen Toro, Raúl González, Emilio Llano, Iván Granados, Sergio Álvarez, Iván Reiss y Javier González. Las penas solicitadas por el fiscal para estos procesados van desde los 12 años hasta la absolución, y es hasta probable que, por lo que se vio en el juicio, alguno sea absuelto, pero no se ha conocido nada respecto a ellos de las deliberaciones.

La sentencia será redactada durante el mes de septiembre y será notificada previsiblemente a mediados del mes de octubre, si bien el ponente de la misma, que es el presidente del Tribunal, Javier Gómez Bermúdez, probablemente trabajará en aspectos de la misma durante su periodo de vacaciones.

La condena de los 19 principales acusados permitirá también que el presumible recurso de casación que interpongan ante el Tribunal Supremo pueda celebrarse sin agobios de tiempo puesto que la prisión preventiva puede prorrogarse en ese periodo hasta la mitad de la condena impuesta por la Audiencia Nacional. Es muy probable que el Supremo pueda dictar la sentencia definitiva antes del próximo verano.

Además, queda pendiente otro juicio sobre los atentados del 11-M, en el que serán juzgados Moutaz Almallah Dabas y Abdelilah Hriz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de julio de 2007