Detenidos en Italia tres marroquíes vinculados a los atentados del 11-M

Tres marroquíes detenidos ayer en Perugia (Italia) -uno de ellos el imán de la mezquita de Ponte Felcino- y acusados de supuesta pertenencia a un grupo cercano a Al Qaeda estuvieron relacionados con grupos sospechosos de colaborar en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Así lo afirmó el director de la Oficina Central de Investigaciones Generales y Operaciones Especiales (Ucigos), Carlo de Stefano, explicando la operación policial contra el terrorismo islamista efectuada en la capital de la región de Umbría.

De Stefano manifestó que las investigaciones descubrieron que un extranjero que visitaba la mezquita abandonó Perugia con destino presumiblemente a Irak y que mantuvo contactos con "numerosos extranjeros residentes en otros países europeos y en Siria". Según el jefe de la Ucigos, los investigadores comprobaron relaciones de ese extranjero -cuyo nombre no fue facilitado- con dos marroquíes residentes en Bélgica y arrestados hace dos años "en cuanto miembros de una célula del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, sospechoso de haber prestado ayuda a los que atentaron en Madrid en marzo de 2004".

Más información

Escuela de terrorismo

"Las investigaciones realizadas han evidenciado que la mezquita de Ponte Felcino era una verdadera escuela de terrorismo, enmarcada en un sistema de terrorismo practicado por pequeñas células que actúan de manera autónoma", precisó. Los detenidos son el imán de la mezquita, Korchi el Mustafá, de 41 años, con permiso de residencia en Italia, y sus compatriotas Mohamed el Jari, de 47 y Driss Safika, de 46, residentes ilegales. La policía busca a otro marroquí, que escapó al extranjero. Los detenidos han sido acusados de supuesto adiestramiento de personas, entre ellas niños, con finalidad terrorista en materia de armas, explosivos y sustancias tóxicas.

Según la policía, las investigaciones han permitido documentar cómo los marroquíes mediante películas, proclamas y documentos descargados de Internet instruían en la mezquita, en horas de culto, a fieles y los adiestraban en el uso de las armas, lucha cuerpo a cuerpo y atentados. Los detenidos también adiestraban a niños. En esa documentación se daban, según los investigadores, "minuciosas" indicaciones de cómo usar sustancias venenosas y material explosivo, cómo llegar a zonas de conflicto de manera segura, envío de mensajes codificados a través de Internet e incluso clases de cómo pilotar un avión Boeing 747.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50