Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Secuestro judicial de una publicación

El juez Del Olmo secuestra 'El Jueves' por considerar que su portada injuria a la Corona

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, a instancias de la Fiscalía, ordenó ayer el secuestro de la revista El Jueves, por considerar que la portada de su último número puede incurrir en un delito de injurias a la Corona. La revista ironizaba con la decisión del Gobierno de pagar 2.500 euros para incentivar los nacimientos, y caricaturizaba a los Príncipes de Asturias en relación con esa medida.

El magistrado ha ordenado a la policía que retire la revista de los quioscos y puntos de venta, así como que se incaute del "molde" del citado número en la sede de la revista. El fiscal pidió también el cierre de la edición digital, donde se reproduce la portada.

Las ofensas a la familia real están castigadas con penas de hasta dos años de cárcel si son graves, y con multa si son leves

La decisión de presentar la denuncia fue adoptada por el fiscal general tras consultar con el de la Audiencia

El autor de la viñeta califica de "solemne torpeza" la decisión tomada por el juez

La revista caricaturiza a los Príncipes para mofarse del anuncio de Zapatero de incentivar con 2.500 euros cada hijo

El magistrado manda a la policía a los quioscos para requisar los ejemplares no vendidos

La denuncia, presentada ayer por la Fiscalía, señalaba que en el número 1.573 de El Jueves aparecen "en su portada, caricaturizados pero fácilmente identificables, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y Su Alteza Real la Princesa de Asturias en actitud claramente denigrante y objetivamente infamante, pudiendo constituir la difusión de tal revista [...] delito del art. 490.3 del Código Penal [injurias a la Corona]; resultando que, en todo caso, la imagen y diálogos atribuidos a Sus Altezas provocan un grave menoscabo del prestigio de la Corona conforme al artículo 491 del Código Penal".

El artículo 490.3, que castiga las injurias al Rey o a sus descendientes, establece una pena de seis meses a dos años si las injurias fueran graves o de multa de seis a 12 meses si no lo fueran. En todo caso, el artículo 491.2 establece: "Se impondrá la pena de multa de 6 a 24 meses al que utilizare la imagen del Rey o de cualquiera de sus ascendientes o descendientes [...] o del Príncipe heredero, de cualquier forma que pueda dañar el prestigio de la Corona".

Fuentes fiscales explicaron que la decisión de presentar denuncia fue adoptada por el fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, tras consultar con el fiscal jefe de la Audiencia, Javier Zaragoza. Ambos coincidieron en que la publicación era injuriosa. "En algún momento hay que establecer un límite", señalaron las citadas fuentes, que precisaron que la caricatura "no es de contenido político, sino que roza lo pornográfico y lo escatológico". "Se trata de una pareja conocida en una postura degradante que atenta a la dignidad y al honor y que se podía haber presentado de otra manera", señalaron.

"No significa que la Corona sea intocable", precisaron estos responsables, "pero hay que mantener un mínimo de respeto. Se han rebasado los límites del buen gusto. Se trata de una injuria de libro y cualquier ciudadano ganaría la querella en los juzgados si se viera en una situación semejante".

En la Casa del Rey hay malestar por el tratamiento que El Jueves suele dar a las actividades de los miembros de la familia real. Sin embargo, aseguraron que no tienen nada que ver con la denuncia de la Fiscalía, que ha actuado de oficio, informa Mábel Galaz. Un portavoz oficial destacó que la Casa del Rey respeta la actuación de la Justicia y se mostró preocupado por que a quien realmente perjudique este asunto sea a los miembros de la familia real.

A las 18.45 horas, la policía se presentó en la redacción de El Jueves para que los responsables de la revista les proporcionaran la identidad de los autores de la portada. José Luis Martín (copropietario y coeditor) y Albert Monteys (director) respondieron que la portada es una obra colectiva, aunque se encargue a un dibujante.

Los agentes también pidieron que se les entregasen todos los ejemplares del número que hubiera en la redacción, petición que se cumplió dándoles una caja que contenía cerca de 100 revistas, según Monteys, que ni siquiera consideró la visita un registro, informa Israel Punzano. Martín dijo que no le gusta la publicidad motivada por la decisión de un juzgado. Y menos si el titular es el juez del Olmo. "Creía que se dedicaba a perseguir a los etarras", indicó.

Fuentes de la editorial RBA, copropietaria de El Jueves, indicaron que la revista funciona de forma independiente y que asumen lo que decida la redacción.

El autor de la viñeta, el dibujante Guillermo, declaró a Europa Press que la decisión del juez "es una solemne torpeza", porque ahora "el dibujo aparecerá en todos lados". "Los republicanos deben de estar frotándose las manos", ironizó, antes de subrayar que la ilustración "no está hecha con mala fe". "En ningún momento se dice que los representados sean Felipe y Letizia", advirtió Guillermo. Y añadió: "La Casa del Rey debería estar más molesta por el texto del bocadillo". En el bocadillo se lee: "¿Te das cuenta? Si te quedas preñada... ¡Esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida!".

El dibujante afirma que hizo la ilustración siguiendo un guión de Manel Fontdevila, antiguo director de El Jueves y guionista habitual, y bromeó con la decisión de Del Olmo de retirar el molde de la publicación: "¿Que piden retirar el molde? ¡Pero si hace años que eso ya no existe! Lo mejor es que me corten la mano derecha".

En enero pasado, el fiscal presentó una querella contra el autor de un artículo titulado "Las tribulaciones del oso Yogi", que se publicó en los diarios Deia y Gara en octubre de 2006. En él se ridiculizaba al Rey bajo el pretexto de que medios periodísticos rusos le atribuían la caza de un oso drogado o borracho. La querella fue admitida a trámite y el caso se instruye en el juzgado número 3 de la Audiencia Nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2007