Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La visita de Zapatero a México

Zapatero expresa su "apuesta por México" en una reunión con hoteleros en Cancún

Empresarios españoles gestionan más de 100 establecimientos de lujo en el país norteamericano

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, inició ayer su segundo viaje oficial a México con un acto de apoyo a los empresarios españoles del sector de la hostelería, que gestionan casi 35.000 camas en más de 100 hoteles de cuatro y cinco estrellas de este país, según datos aportados por el propio presidente. "Quiero transmitir un mensaje de apuesta por México, de colaboración con México", dijo Rodríguez Zapatero en presencia del presidente mexicano, Felipe Calderón, y de destacados hoteleros españoles.

El encuentro se produjo durante un seminario organizado por iniciativa española en la ciudad de Cancún, uno de los principales destinos turísticos del Caribe mexicano, a fin de facilitar el diálogo con las autoridades de estos empresarios. El sector prevé incrementar sus inversiones en más de un 25% durante los dos próximos años, según dijo Zapatero.

Calderón respondió personalmente a las inquietudes expresadas por los empresarios españoles. Entre otras cosas, garantizó un "gran proyecto de infraestructuras", que incluirá la construcción de carreteras y de un segundo aeropuerto en la Riviera Maya. También reiteró el compromiso de su Gobierno frente al crimen organizado y la inseguridad ciudadana que lastran el desarrollo de la industria turística.

Según las cifras aportadas por el presidente mexicano, esta industria representa ya algo más del 8% del PIB de su país y su tercera fuente de divisas. La inversión turística extranjera en México, precisó Calderón, ha crecido un 140% en este año y un 67% de ella procede de España. La inversión privada en el sector turístico mexicano ascendió el año pasado a 2.947 millones de dólares y el 27% de ese dinero fue extranjero.

27 nuevos hoteles

Zapatero destacó el crecimiento de la inversión española, que se ha consolidado como la segunda en el sector turístico mexicano por detrás de la estadounidense (el 51%). Aportó el dato de que si en 2001 las empresas españolas que operaban en México tenían un total de 15.000 habitaciones hoteleras, en este momento operan 35.000 habitaciones en más de 100 hoteles. El 74% de estos establecimientos son de categoría cinco estrellas y el 24% de cuatro estrellas. Para los dos próximos años, añadió el presidente del Gobierno, los empresarios españoles tienen proyectado aumentar la oferta a otras 12.500 habitaciones en 27 nuevos hoteles.

El presidente del Gobierno felicitó a las empresas españolas por este esfuerzo y les manifestó su apoyo para que continúen con ese empeño inversor, que, dijo, es "clave" para el desarrollo de México y tiene una gran proyección social. Más de ocho millones de mexicanos trabajan en el sector turístico, según precisó el presidente Felipe Calderón.

A la reunión asistieron los presidentes de los grupos españoles Riu, OHL, Globalia, Viajes Marsans, Barceló y Martinón Grumasa, así como un director general del grupo Occidental. Curiosamente, no hubo nadie de Meliá, a pesar de sus grandes inversiones en México y de que el acto se celebró en un hotel de dicha cadena.

Antes del encuentro, Zapatero y Calderón visitaron, acompañados por sus respectivas esposas, el sitio arqueológico de Chichén Itzá. Se trata de uno de los principales vestigios de los mayas en la península del Yucatán. El conjunto arqueológico ha sido elegido recientemente entre las nuevas siete maravillas del mundo votadas por Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de julio de 2007