Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos incendios en sendas fábricas llenan el Vallès de espesas y negras humaredas

Las altas columnas de humo eran visibles desde una enorme distancia

El Vallès se despertó ayer con una imagen espectacular: una inmensa columna de humo negro, de unos 100 metros de diámetro, visible desde muchos municipios de la Cataluña Central. El origen de la humareda era el fuego, que había empezado a las 2.45 de la madrugada, en la empresa de caucho Polichemi SL de Ullastrell. Todavía hoy los bomberos trabajan en su extinción. No fue el único incendio de ayer. Al mediodía las llamas devoraron el almacén de la empresa de envases de plástico Menshen Pover SL, de Parets del Vallès. En ningún caso ha habido que lamentar heridos.

En la madrugada del domingo, en la fábrica Polichemi SL, tan sólo había dos vigilantes de seguridad. Fueron ellos los que alertaron a la policía del fuego al oír varias explosiones, seguidas de llamaradas, en el interior de la fábrica. A los pocos minutos llegaban al lugar 37 dotaciones terrestres y dos helicópteros bombarderos.

Hacia las nueve de la mañana, el fuego, que calcinó el almacén de 3.000 metros cuadrados y una zona de vegetación de 1.000 metros, ya había sido controlado por los Bomberos de la Generalitat. No obstante, las tareas de extinción eran lentas y la previsión era que continuasen hasta hoy. "El caucho es altamente calorífico y, además, la estructura del edificio está colapsada", argumentaba el responsable de Emergencias de la zona, Joan Rovira.

El caucho es muy inflamable y, cuando quema, se crea una capa sólida que impide que el agua penetre en el interior y va quemado por debajo. Afortunadamente, la meteorología jugó a favor de los bomberos. La falta de viento impidió que el fuego se extendiera a la otra nave del polígono, situado en el kilómetro 5 de la carretera de Olesa de Montserrat, que fabrica y almacena productos químicos. Tampoco hay viviendas cerca, tan sólo el cementerio municipal.

El desalojo de la población se descartó, según el alcalde de Ullastrell, Joan Ballbé. El humo era molesto, pero no tóxico, y no llegó hasta el municipio. Aun así, el Ayuntamiento recomendó a la población cerrar puertas y ventanas, ante un posible cambio de dirección del viento. Otra medida de prevención fue visitar a la gente mayor de este municipio, de 1.700 habitantes, que vive sola, para controlar una posible evacuación. La otra preocupación del Consistorio era la residencia de ancianos del municipio. "Hubo gente que optó por ir a buscar a sus familiares y llevárselos, pero tras reunirnos con los responsables sanitarios decidimos no desalojar la residencia", precisó Ballbé.

La gigantesca columna de humo tampoco provocó el pánico entre la ciudadanía. Las únicas llamadas que recibió el Ayuntamiento fueron de los habitantes de alguna urbanización para pedir información sobre un posible desalojo. Y la gente mayor reaccionó con tranquilidad e, incluso, ante la visita de los técnicos del Ayuntamiento, una vecina respondió que "no había por qué preocuparse porque en la tele habían dicho que no pasaba nada y que estaba todo controlado". De momento, se desconoce qué originó el incendio.

Fuego en Parets

El otro fuego se originó a las 13.00 horas en la fábrica de envases de plástico Menshen Pover de Parets del Vallès. En este caso también fue un vigilante del polígono Sector Autopista el que alertó a la Policía Local. Al lugar se desplazaron 14 dotaciones terrestres y 2 aviones bombarderos. En 45 minutos ya estaba controlado el incendio, que calcinó el almacén de 3.500 metros cuadrados y una zona próxima de matorrales. "Lo primero que hemos hecho ha sido desalojar a los trabajadores de Danone, que estaban muy próximos a la nave calcinada, por la humareda negra provocada por el plástico quemado y ante el temor de que el fuego se extendiera, hemos acordonado la zona y los bomberos han rodeado el perímetro de la nave", relataba el concejal de Seguridad Ciudadana de Parets del Vallès, Josep Maria Guzmán.

Guzmán teme que "habrá que derruir el edificio porque los daños son graves". La fábrica está muy próxima a la autopista AP-7, pero no se cortó el tráfico. En cambio, Renfe sí que decidió cortar la vía del tren de la línea de Barcelona-Puigcerdà entre las 13.30 y las 15.00 de la tarde.

La hipótesis más probable, según fuentes municipales, es que el fuego de Parets fuera provocado por un cortocircuito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de julio de 2007