La escuela como una extensión de la parroquia

El documento de la Conferencia Episcopal, cerrado en la primavera pasada y dado a conocer ahora, tiene 28 páginas. Éstas son algunas de sus tesis.

- La función pastoral. "Los centros de enseñanza católicos, promovidos por órdenes o congregaciones religiosas, por instituciones diocesanas o grupos y personas cristianas, constituyen un sector importante en la acción pastoral de la Iglesia y un servicio cualitativa y cuantitativamente significativo a nuestra sociedad".

- La justificación. "La escuela católica encuentra su verdadera justificación en la misión misma de la Iglesia. Se basa en un proyecto educativo en el que se funden armónicamente fe, cultura y vida. Por su medio, la Iglesia local evangeliza, educa y colabora en la formación de un ambiente moralmente sano y firme en el pueblo. En el proyecto educativo de la escuela católica, Cristo es el fundamento".

- La razón básica. "El fundamento y razón básica de este ser y hacer educativo es Dios, Verdad, Bien y Belleza supremas. Es el alma de toda nuestra acción educativa, pues Él es el principio y fin de la vida, el sentido y plenitud de toda obra creada. Jesucristo es el marco de referencia continuo del proyecto educativo católico. Incluye las necesarias ofertas para que los alumnos celebren el misterio de Cristo y reciban algunos de los sacramentos, de acuerdo con las orientaciones del obispo diocesano. Para ello, es necesario que la comunidad educativa coordine estas acciones con la parroquia".

- La crisis social. "Una de las manifestaciones de la cultura, también presente en la educación, es la crisis moral con raíces claramente culturales. Se caracteriza por la exaltación de la libertad y de la conciencia individual como fuente de valores, independientemente de la verdad del hombre y de Dios. Esta situación ha provocado en las nuevas generaciones la presencia de personalidades desestructuradas, sin raíces donde sustentarse, ni finalidades transcendentes hacia las que caminar. Muchas veces sin posibilidades de respuesta a las preguntas sobre el sentido de la existencia, o sobre el mismo valor de la persona ante las manipulaciones técnicas o económicas a las que está expuesta. En esta situación es fácil sucumbir al desencanto y a la evasión a toda costa".

- No es privilegio. "La escuela católica está al servicio de la educación no por ningún privilegio o concesión del Estado, sino para ofrecer formación católica a los que libremente quieran acceder a ella. Especial importancia ha de tener el profesor de religión. Como en todo tipo de escuela, es un profesor enviado por el obispo con la misión de enseñar en nombre de la Iglesia. Toda su acción educativa es una acción evangelizadora en cuanto participa de la misma misión de la Iglesia".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción