Reportaje:

Llega la agricultura sostenible

Más de 300.000 explotaciones tendrán que cumplir compromisos medioambientales

Los agricultores y ganaderos andaluces van a tener que cambiar el chip si quieren seguir percibiendo las ayudas comunitarias de la PAC (Política Agraria Común). Labrar en fincas con pendientes superiores al 15%, recoger la cosecha antes de la fecha indicada, la quema de rastrojos sin autorización, rodaduras mayores a 15 centímetros provocadas por vehículos o los desmontes superiores a dos metros son algunas de las prácticas agrarias que quedan prohibidas en la normativa que regula la condicionalidad en las ayudas directas de la Unión Europea.

Más de 300.000 explotaciones andaluzas tendrán que cumplir una serie de compromisos medioambientales cuyo último fin es evitar la erosión, conservar la materia orgánica del suelo o evitar el deterioro de los hábitats.

En 2006, el 8% de las inspecciones realizadas incumplía algunos de los nuevos requisitos
Más información

En el año 2006, el 8% de las inspecciones realizadas incumplía algunos de los nuevos requisitos, por lo que se exponen a la reducción o eliminación total de las subvenciones comunitarias. Es la nueva agricultura sostenible que impuso la reforma de la PAC del año 2003, que el Gobierno de la nación reguló en un Real Decreto el 23 de diciembre de 2004 y que la Consejería de Agricultura de la Junta acaba de desarrollar en una orden aprobada en junio.

"La condicionalidad no es más que la necesidad de que, para recibir cualquier ayuda, se respeten en las explotaciones una serie de normas referidas a la buena gestión del entorno natural, al bienestar animal, a la salud pública y a la sanidad animal y vegetal", asegura José Castro, delegado de Agricultura en Jaén, una de las provincias donde más incidencia puede tener esta normativa por la proliferación de cultivos leñosos como el olivar.

La condicionalidad prohíbe el laboreo en superficies con pendientes superiores al 15%. En Andalucía, 456.000 hectáreas de olivar (el 18% de la superficie total) se encuentran por encima de esa cota. El objetivo es frenar la erosión, que es uno de los principales problemas de la olivicultura mediterránea. Un estudio de la Consejería de Agricultura cifró en unas 80 toneladas por hectárea y año las pérdidas medias de suelos en cultivos leñosos extensivos de secano (plantaciones de olivar, almendro y viñedos, principalmente).

Además, para prevenir la erosión habrá otros requisitos. Así, en cultivos herbáceos, si la pendiente supera el 10%, no se podrá labrar en la misma dirección, salvo en recintos menores de una hectárea. Sólo se podrán arrancar pies para sustituirlos por otros cultivos leñosos. La condicionalidad también tiene una especial incidencia en el uso del agua. De esta manera, será obligatorio instalar y mantener los sistemas de medición de agua de riego exigidos por los organismos de cuenca. Tampoco se podrán aplicar productos fitosanitarios, fertilizantes, lodos de depuradora, compost, purines o estiércoles sobre terrenos encharcados o con nieve o sobre aguas corrientes o estancadas, salvo en los abonados en el arrozal.

Está previsto que la Consejería de Agricultura controle cada año, de manera aleatoria, el 1% de los solicitantes de ayudas directas. Los incumplimientos se tipificarán como negligencia (con reducciones de las ayudas de hasta un 5%), negligencia reiterada (reducción hasta un 15%) e incumplimiento deliberado o intencionado (con una reducción mínima de las ayudas del 20%, con posibilidad de exclusión total durante uno o varios años).

Solamente en la provincia de Jaén, en la pasada campaña de 2006 se inspeccionaron 1.029 explotaciones, y se detectaron incidencias en 88 (el 8%), principalmente en zonas de sierra por alteraciones en la cubierta vegetal o falta de instrumentos de medición del agua.

Ese porcentaje del 8% de incidencias, que ahora deberán instruir los órganos internos de la consejería antes de imponer las sanciones correspondientes, está en consonancia con la media andaluza.

"Queremos tener la mejor fotografía posible para que en 2013 estemos legitimados para seguir percibiendo ayudas de la PAC", comenta el delegado de Agricultura en Jaén, consciente de la incertidumbre que existe sobre la percepción o no de ayudas comunitarias para la agricultura andaluza a partir de 2013.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción