Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El magistrado español desconocía que fue espiado

El juez Baltasar Garzón conoció ayer por este periódico que había sido espiado por el Sismi, los servicios secretos italianos, durante sus estancias en Italia entre 2001 y 2006. Garzón se mostró extrañado y precisó que ninguno de sus colegas italianos le había informado.

El magistrado español reprobó estos métodos por ilegales y exigió "contundencia en la investigación de este caso frente a quienes violan la ley para conseguir una intimidación que en ningún caso han conseguido". Garzón tiene abierto un proceso contra Silvio Berlusconi por el denominado caso Tele 5, en el que la Fiscalía Anticorrupción considera al empresario y político presunto autor de seis delitos fiscales y otros seis de falsedad documental, cometidos entre 1991 y 1993 y penados con más de 20 años de cárcel.

Garzón llegó a pedir su suplicatorio a Italia, pero posteriormente Berlusconi fue designado primer ministro, y el juez en octubre de 2001 suspendió el proceso contra él mientras siguiera en el cargo. El caso permanece todavía vivo, pero en abril de este año la Audiencia Nacional juzgó a todos sus colaboradores en Tele 5 y les absolvió, aunque la fiscalía recurrió al Supremo.

Por su parte, Miguel Carmona, presidente de Medel (Magistrados Europeos por la Democracia y las Libertades), destacó ayer que habían tenido conocimiento de que muchos jueces y fiscales habían sido espiados por medio del acceso ilegal a sus listas de correo electrónico, lo que habría dado lugar a informes tendenciosos y fraudulentos sobre las actividades de Medel y sus miembros.

Carmona expresó su enérgica oposición a estas prácticas ajenas a la democracia y al legítimo ejercicio de las libertades de expresión y asociación. La citada asociación progresista de magistrados europeos anunció que seguirá trabajando por la independencia de la justicia y los derechos fundamentales, así como por su propia autonomía y credibilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 2007