Bertarelli ha creado un negocio millonario y tiene el apoyo de la Administración para repetirlo

Ernesto Bertarelli, de 41 años, no ha ganado dos veces la Copa del América sino tres, como apuntó en su editorial del miércoles La Gazzetta dello Sport. El magnate suizo ha defendido por primera vez la Copa en Europa, ha vencido sin Russell Coutts -el timonel profeta de la edición anterior-, y ha creado un negocio millonario al lado del trofeo vélico más exclusivo y prestigioso del mundo. Oficialmente, America's Cup Management, ACM, ha obtenido unos beneficios de 30 millones, la mitad de los cuales serán para el campeón, Alinghi, y la otra mitad para repartir entre los desafiantes proporcionalmente a su clasificación. En realidad, se trata de mucho más dinero.

En el anterior trato con las autoridades españolas, ACM se aseguró el cobro de un canon de 90 millones, a los que añadió 15 del patrocinio del banco Santander y 15 de Endesa, además de 15 de Alcatel... Claro que el principal patrocinador ha vuelto a ser Louis Vuitton, que ha dado nombre a la final de los aspirantes, y que ha terminado disgustado con ACM por el trato recibido. Y se plantea dejar el patrocinio. ACM, además, ha disfrutado y seguirá disfrutando de los derechos de televisión (unos siete millones), y de un 20% de la facturación de los restaurantes, y la explotación de los amarres de la Marina hasta el 30 de septiembre. Amarres que han estado semivacíos hasta la última semana debido a sus precios astronómicos.

Más información

Esas condiciones leoninas son las que también se están negociando para la próxima edición, con la buena disposición de las administraciones públicas, si bien ACM ya pide un canon de 120 a 150 millones dependiendo de la explotación de los negocios.

La 32ª edición deja otros números que hablan también del gran éxito económico del torneo: 6,4 millones de visitantes al puerto en cuatro años, 2.000 espectadores diarios en los barcos, 4.500 horas de retransmisiones en 150 países, 100.000 artículos publicados y 102 millones de visitas en Internet. Asimismo, hay que tener en cuenta la infraestructura de la dársena interior, en la que el Gobierno ha invertido 400 millones de euros. Las sedes de los equipos disponen de un millón de metros cuadrados. Por todo esto, irse a otra ciudad europea sería como comenzar de cero para el Alinghi. Pasarse tres meses para elegir una nueva ciudad. Y retrasar la Copa y el negocio hasta "2010 o 2011".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de julio de 2007.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50