Las directoras se asocian y reclaman la paridad en el cine

Para las mujeres que se dedican al séptimo arte los datos ofrecidos por la Academia de las Ciencias Cinematográficas y Audiovisuales no pueden ser más desoladores. De las 134 películas estrenadas en 2006 en España, tan sólo siete fueron firmadas por mujeres, y otras cuatro, documentales, codirigidas. Además, de las 41 óperas primas, tan sólo cuatro tenían una realizadora femenina y un paupérrimo 15% de los guionistas o productores fueron de su sexo. Por ello, y a raíz de una mesa redonda que reunió a seis realizadoras hace cuatro años en el Festival de Málaga, se presentó ayer en Madrid la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (Cima) que pretende hacer frente a esta problemática.

Su cúpula está copada por las directoras -Josefina Molina, Icíar Bollaín, Cristina Andreu o Isabel Coixet- pero entre las 110 socias, repartidas en seis delegaciones, hay también profesionales técnicas, productoras, críticas, organizadoras de festivales o investigadoras de cine. "Nos preocupa que las imágenes tienen que ver con quien las crea, y aquí son sólo los hombres. Estamos apartadas de construir y contar la realidad", protestó Inés Paris, codirectora de A mi madre le gustan las mujeres y presidenta de Cima. Por lo pronto, la ministra de Cultura, Carmen Calvo, y Fernando Lara, director del Instituto de las Ciencias y las Artes Audiovisuales (ICAA), se han comprometido con ellas a que la nueva ley de cine priorizará en sus ayudas a las mujeres. "Antes no salían nuevos realizadores y se tomaron medidas que han funcionado", continuó Paris.

Desconfianza

"Después del boom de cineastas de los noventa, ¿qué ha pasado?", se pregunta en una carta Bollaín, secretaria de Cima, quien por primera vez con Mata-haris asegura haber rodado desahogada en el presupuesto. "Tardamos dos veces más en conseguir financiación y encima es una cuarta parte de la de ellos. Hay una sutil desconfianza del productor", denuncia Chus Gutiérrez, directora de El calentito.

Su intención es también concienciar a las televisiones y ya han comenzado por cadenas públicas. "Para elegir los contenidos de TVE, por primera vez hay dos mujeres y seis hombres", se felicita Mireia Ros, autora de La Moños.

Cima ha encargado un estudio cuantitativo sobre la mujer en el cine, cuyos datos aún no se han dado a conocer, pero que se asemejan a los de la Academia. Han inaugurado un página web (www.cimamujerescineastas.es) y planean celebrar un congreso internacional en Andalucía la próxima primavera. Ellas son el escalafón más alto de la pirámide y tratarán de involucrar a las que están más abajo. "El problema fundamental es que no se tiene acceso a los puestos de responsabilidad. En los rodajes hay muchas mujeres cortando el tráfico o en otras labores, pero no dialogando con el director o jugándose el tipo económicamente", lamenta Paris.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50