Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El alquiler vuela bajo

Sólo una de cada diez familias vive en arrendamiento, igual que hace cinco años - El precio medio, estable desde 2004, ronda los 536 euros al mes por un piso de 100 metros

España era, y sigue siendo, un país de propietarios. A pesar de que el Gobierno se ha marcado el objetivo de fomentar la vivienda en alquiler, su peso se ha mantenido casi inalterado en los últimos cinco años. Si en 2001 un 11,4% de las familias vivían arrendadas, el año pasado eran el 11,25% de todos los hogares.

Los precios tampoco han sufrido variaciones importantes. Por una vivienda de 100 metros cuadrados, los inquilinos pagaron de media cada mes 536 euros. Entre los extremos, un abismo: los madrileños se dejaron 811 euros y los de Extremadura tres veces menos.

El Ministerio de Vivienda presentó ayer una encuesta que ofrece por primera vez una foto de las familias que vivían en 2006 alquiladas en su residencia habitual. La ministra María Antonia Trujillo presentó como un éxito político el que desde 2004 se hayan firmado 421.000 contratos de arrendamiento, un 23% del total. Pero el hecho es que en los últimos cinco años la proporción de inquilinos continúa en torno a un raquítico 11%, muy lejos de la media del 38% de la UE.

El porcentaje de inquilinos continúa muy lejos del 38% de media en la UE

Si en 2001 las familias de inquilinos eran 1,6 millones, el año pasado llegaron a casi 1,8. Pero el peso del alquiler sobre la propiedad no sólo no ha aumentado, sino que ha disminuido ligeramente. Ahora está en el 11,25% de los 16 millones de hogares contabilizados en 2006.

El imparable aumento de los precios de la vivienda de los últimos años no se ha repartido de forma homogénea en la geografía española. Los habitantes de las zonas en las que la escalada ha sido mayor se han refugiado más en el alquiler. Así, las provincias de Madrid y Barcelona concentran el 40% de los arrendamientos, a pesar de que sólo representan el 25% de la población.

Los inquilinos eligen mayoritariamente pisos sin muebles. Hay buenos motivos para que un 70% se decante por esta modalidad: es casi un 40% más barata que alquilar viviendas en las que el sofá y la cama vienen incluidos. La diferencia sería de 6,7 euros mensuales por metro cuadrado frente a 4,8 por cada metro sin amueblar.

Estas cifras, que pueden parecer muy bajas a los que hayan firmado recientemente un contrato de alquiler, incluyen todas las viviendas en las que el año pasado residía un inquilino de forma habitual. Se incluyen, por tanto, las rentas antiguas, lo que tira a la baja las cifras.

Y es que los alquileres con más de 10 años son mayoría, con un 43,3% del total. Y los mayores, que son los que suelen habitar pisos con renta antigua, forman una parte importante del pastel en el que se reparte el alquiler. Casi el 20% de todos los inquilinos tienen más de 65 años, y el 23% está jubilado.

Si sólo se contaran los arrendamientos con un año de antigüedad, el piso de 100 metros costaría unos 720 euros mensuales. Así, los madrileños que alquilaron en los últimos 12 meses pagaron más de 1.100 euros frente a los menos de 400 que desembolsaron gallegos y extremeños.

Para ese 89% de familias que han elegido la propiedad en lugar del alquiler, las noticias sobre el impacto de los tipos de interés en las hipotecas son bastante descorazonadoras. El mensaje negativo del día vino ayer del presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). Gregorio Mayayo advirtió de que las tensiones en los presupuestos familiares que comenzaron a aflorar en 2006 por la subida de los tipos se generalizarán en 2008 a toda la cartera de préstamos hipotecarios a tipo variable, informa Efe.

Así lo señaló en su informe anual ante la AHE, donde también dio motivos de optimismo. A su juicio, la prudencia con la que han actuado las entidades financieras en la gestión del riesgo permitirá que estas tensiones sean "asumibles" por la mayor parte de las familias.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadística aportó ayer nuevas cifras acerca de las hipotecas sobre viviendas que se constituyeron el pasado mes de abril. Su importe medio fue de 148.622 euros, un 6,95% más que en el mismo mes de 2006 y un 0,9% superior respecto al mes de marzo.

Adulto, licenciado y con pareja

Hasta ayer, el perfil de los inquilinos flotaba en una nebulosa. Con la encuesta que se hizo a casi 27.000 hogares en 2006, sus contornos ya están más claros. El inquilino medio tiene entre 36 y 50 años, ha ido a la universidad y vive con otra persona.Los datos presentados ayer también acotan las características de su vivienda: está en Madrid o Barcelona, tiene entre 60 y 90 metros cuadrados y el contrato de alquiler tiene más de 10 años.La aplastante mayoria de alquileres afecta a viviendas en bloque, dejando a las casas unifamiliares en una posición marginal, cercana al 15%. Los inquilinos suelen vivir en pisos medianos. Dos de cada tres tienen entre 60 y 120 metros cuadrados, y sólo el 9% tiene más de 120 metros.Los extranjeros viven más en alquiler que los españoles. Un 13% de los 1,8 millones de contratos están firmados por personas nacidas fuera de España, mientras que su peso en la población autóctona total es de tan sólo el 9%.A pesar de que el colectivo más representado es el de universitarios, el nivel de estudios de los inquilinos es inferior al de la población total. Mientras que un 61% de los españoles tiene el bachiller superior o estudios universitarios, entre los que viven de alquiler este porcentaje baja hasta el 46%.Por números de personas, casi un tercio de los hogares está formado por dos inquilinos. En el 22% viven tres personas, y en el 19% cuatro. La gran mayoría de las personas principales de cada vivienda están ocupadas, mientras que los jubilados llegan al 23% del total. Sólo el 4,5% de los inquilinos declaró estar en paro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2007

Más información