Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajadores de ONG, acusados de violar a niños en Tailandia

Una ex senadora asegura que los abusos han aparecido en Internet

Tailandia endureció sus leyes respecto a la prostitución infantil, pero el país se ha convertido en lugar de paso para las mafias que explotan a los pequeños en los países vecinos, con legislaciones más laxas. Diversas ONG se ocupan de rescatar y atender a los niños explotados. Pero su trabajo se puede ver ahora afectado porque una ex senadora tailandesa ha denunciado que algunos trabajadores de estas ONG han cometido abusos contra niños, en algunos casos violados, y las imágenes se han difundido por Internet.

"Las ONG ofrecen a niños de varias tribus indígenas financiar sus estudios y darles asilo. Entonces, algunos de los trabajadores aprovechan el respeto que los niños les tienen para abusar sexualmente de ellos. Algunos han sido violados". Esta es la denuncia que difundió ayer la ex senadora tailandesa Tuenjai Deethes a través del prestigioso periódico The Nation.

La ex senadora aseguró que incluso han sido puestas en Internet fotografías de los menores, de entre 8 y 15 años con fines comerciales. "Tengo miedo en que esto se convierta en una forma de tráfico de niños por Internet", dijo.

Tuenjai no identificó a esas organizaciones ni detalló el número de casos, pero aseguró que ha sido principalmente en la provincial de Chiang Rai, al norte de Tailandia. Los casos han aumentado y al respecto existe un informe oficial del problema, según Tuenjai.

Los niños no se atreven a denunciar a sus cuidadores por miedo a que se les retire la ayuda, según declaraciones de la ex senadora, que pidió al Ministerio tailandés de Desarrollo y Seguridad Social que comience una investigación sobre las actividades y el tipo de ayuda que prestan esos grupos en la provincia.

Silencio de las víctimas

La encargada de la fundación para el desarrollo tribal en Chian Rai, Juthamas Rajprasit, confirmó la existencia de abusos en los distritos de Muang y Maechan, donde operan esas ONG. "Las víctimas se niegan a revelar los abusos. Sólo piden ser trasladados a otros refugios sin dar ninguna razón. Al principio de este año, tres niños entre 8 y 14 años fueron afectados", dijo Juthamas.

Una trabajadora social en Chian Rai, Rungthip Nanthasarn, apoya esta hipótesis. Asegura que nunca han recibido ninguna denuncia de agresión sexual. "Creo que los niños no son lo suficientemente valientes para denunciar cuando han sido violados", aseguró. No hay información sobre la nacionalidad de los cooperantes que trabajan en esas ONG.

Por otra parte, en su reunión del mes pasado en Munich (Alemania), el G-8 llamó al sector privado a ayudar a combatir la explotación sexual de niños por Internet. "Los gobiernos no pueden hacerlo solos", aseguraba un comunicado.

El secretario general de Interpol, Ronald K. Noble, aseguró que su base de datos contiene más de un millón de imágenes de abusos sexuales a niños que han sido puestas en Internet. Explicó que en la mayoría de los casos se trata de "hombres de EE UU o de Europa que viajan a países como Tailandia o Camboya, donde abusan de los niños".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de junio de 2007