Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Zimbabue, al borde del abismo

La mala gestión del presidente Mugabe lleva al país al caos político y económico

Zimbabue se derrumba. La economía del país africano, en su día una de las más prósperas del continente, se contrajo un 4,4% el año pasado debido al hundimiento de su sector agrícola, al descontrol de los precios y a la prolongada crisis política. Los problemas se han agravado este año y el país camina directo hacia el desastre.

La inflación ronda el 4.500% y se duplica con periodicidad mensual. Algunos economistas opinan que el dato real se acerca más al 7.000% y vaticinan que si el banco central continúa emitiendo dinero, podría alcanzar el 1.000.000% antes de que concluya el año.

Los habitantes de la antigua Rhodesia bromean contando que son el único país en el que un multimillonario pasa penurias. Una barra de pan, por ejemplo, cuesta 25.000 dólares zimbabuenses, la décima parte de muchos salarios. El dólar estadounidense se cambia en el mercado negro a 300.000 dólares zimbabuenses, cuando el cambio oficial -el que los dirigentes más próximos al presidente Robert Mugabe usan para comprar en dólares- está en 250. Más cifras devastadoras: el déficit presupuestario equivale al 50% del PIB y cuatro de cada cinco trabajadores de la ex colonia británica no tiene empleo.

La inflación ronda el 4,500%, el déficit equivale al 50% del PIB y el paro afecta a cuatro de cada cinco trabajadores

MÁS INFORMACIÓN

¿Cuáles son las causas de la crisis? La mala gestión, la corrupción en el entorno de Mugabe y la incapacidad del Gobierno para garantizar el suministro de alimentos tras la expulsión de 4.000 granjeros blancos, que convirtió a un país agrícola en importador de alimentos. La injerencia de Zimbabue en la guerra civil de la vecina República Democrática de Congo, entre 1998 y 2002, le costó cientos de millones de dólares y dejó casi vacías las arcas públicas.

Héroe de la guerra de guerrillas que puso fin a la hegemonía blanca, en 1980, Mugabe gobierna desde entonces y se niega a ceder a la presión internacional para ceder el poder. Las negociaciones con la oposición para encarrilar el país fracasaron de nuevo esta semana en Pretoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2007