Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los nuevos ayuntamientos

La alcaldesa de Marbella excluye a la oposición de las empresas municipales

Ángeles Muñoz se baja el sueldo un 30% pero no lo cobrará al optar por el de diputada

El nuevo equipo de gobierno de Marbella tomó ayer en su primer pleno una polémica decisión: excluir a los grupos de la oposición de los consejos de administración de las nueve sociedades municipales, donde sólo habrá consejeros del PP. Para PSOE e IU, la medida pone en entredicho las promesas de transparencia de la alcaldesa, Ángeles Muñoz, y es más propia del "puro estilo gilista". El pleno fijó un sueldo de 4.736 euros mensuales para la alcaldesa, un recorte del 45% que de momento sólo tiene valor simbólico porque Muñoz ha optado por cobrar el salario que le corresponde como diputada.

Para el portavoz del PSOE, Paulino Plata, la exclusión de los grupos de la oposición es "muy grave" porque le impide el control de las sociedades, que gestionan en torno a la mitad del presupuesto municipal, y es "reproducir la pauta de lo que hacía Gil, que quiso crear un ayuntamiento paralelo". Plata recordó que en la gestión de las sociedades municipales es donde los gobiernos gilistas cometieron el grueso de las ilegalidades.

"Es enormemente sospechoso", denunció el portavoz socialista, quien lamentó que la medida "afecta enormemente a la transparencia y al crédito del gobierno municipal". "Las intenciones no son nada claras", apostilló.

Para el portavoz de IU, Enrique Monterroso, el PP "reproduce el más puro estilo gilista porque Jesús Gil implantó el modelo de empresas municipales para evitar el control democrático".

El PSOE recordó que en ayuntamientos como Málaga la oposición está representada en todos los consejos de administración de las empresas municipales. Esto sin embargo no es lo habitual en los ayuntamientos de grandes ciudades gobernados por partidos con mayoría absoluta, sean del color que sean. En Málaga el modelo es heredado de la etapa en la que Celia Villalobos no tenía mayoría absoluta y los grupos tuvieron que acordar su representatividad en las empresas. Lograda la mayoría absoluta se mantuvo, aunque cuando los grupos han facilitado información de las decisiones de los sociedades, el actual alcalde, Francisco de la Torre, les ha amenazado con expulsarles.

El portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero, explicó que "la "transparencia está garantizada" porque se van a incorporar a los consejos el secretario y el interventor para asegurar la legalidad y el control de todas las decisiones que se tomen.

Romero justificó la decisión en que el equipo de gobierno "ha asumido la responsabilidad que le corresponde, que es gestionar las sociedades que vienen a ser como delegaciones del Ayuntamiento" y recordó que los ciudadanos han encomendado al PP la tarea de gobernar Marbella.

Según el equipo de gobierno, la oposición va a tener en cuenta de todo y el Ayuntamiento va a ser una "administración de cristal, donde no se va a hacer nada que se quiera ocultar y ahora nada tiene que ver con lo pasado".

Las sociedades municipales tendrán cinco consejeros, cuatro de los cuales repiten en todas ellas: la alcaldesa, Félix Romero, Manuel Cardeña y el ex miembro de la gestora y delegado no concejal electo Carlos Rubio, que se perfila como el hombre fuerte de Ángeles Muñoz.

El PP asegura mantener su compromiso de transparencia, y a él atribuye la creación de una comisión de contratos, en la que sí está la oposición, "donde se va a dar cuenta de cualquier movimiento económico del Ayuntamiento, de cualquier euro que se mueva".

Paulino Plata también criticó que el organigrama político para el funcionamiento del consistorio sólo incluya tres comisiones informativas, la mencionada de Contratación y Régimen Interior y las de Hacienda y de Urbanismo. "Es una estructura muy raquítica", dijo Plata, que recordó que en estos órganos sí está la oposición, hay debate político y son más numerosos en otros ayuntamientos.

El pleno aprobó una reducción de salarios de los concejales del 25% respecto a lo que cobraban los vocales de la gestora. Los ediles con dedicación exclusiva percibirán 4.736 euros mensuales. Más importante es el recorte del salario de la alcaldesa, fijado en 4.977 euros, aunque Ángeles Muñoz ha optado por percibir el salario de diputada en el Congreso y no recibirá del consistorio más que dietas por asistencia a plenos y comisiones, lo que según el PP es un ahorro.

Pero para el PSOE "la cacareada austeridad también se ha esfumado" porque se han creado 25 plazas de cargos de confianza que, según sus cuentas supone un incremento de más de un millón de euros de gasto en relación a la situación anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de junio de 2007