Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición municipal exige a PSC e ICV tener el control de las empresas públicas de Barcelona

CiU, PP y ERC piden tener representantes en proporción a los ediles logrados el 27M

La legislatura se presenta complicada para el gobierno bipartito. La reunión que mantuvieron ayer los portavoces de los cinco grupos municipales se convirtió en un pulso entre el gobierno municipal y la oposición por el control de las empresas públicas. CiU, PP y ERC, con mayoría en el Ayuntamiento, exigieron a PSC e ICV, que están en minoría, tener esa misma mayoría que lograron en las urnas en los consejos de administración de empresas muncipales como Barcelona Activa y BSM, que gestiona el parque del Tibidabo, los cementerios, Mercabarna y el Bicing.

El Gobierno de PSC e ICV supo ayer por primera vez en esta legislatura qué significa estar en minoría. "Entendemos que hay una mayoría diferente en el Ayuntamiento que tiene que verse reflejada en los consejos de administración. Tenemos todo el derecho a estar representados en ellos", señaló el edil de CiU, Joaquim Forn, tras la reunión de dos horas que mantuvieron los grupos municipales para distribuir las áreas de poder en las empresas públicas, en los 10 distritos de la ciudad y en las comisiones del Ayuntamiento. En estos dos últimos puntos sí hubo acuerdo.

La oposición había permanecido fuera de los consejos de administración de las empresas públicas desde 2003, cuando el ex alcalde socialista Joan Clos expulsó a CiU y PP. Ahora estos dos partidos no se conforman volver a estar representados, quieren el control. Para eso se han encontrado con un inesperado aliado en ERC, después de que el republicano Jordi Portabella decidiera hace dos semanas pasar a la oposición. Los tres partidos suman 23 ediles, por los 18 de PSC e ICV. Pero los socialistas parece que no quieren darse por enterados. "Hay un criterio que no debemos perder de vista. Si estas empresas se crearon por ley para facilitar la acción de gobierno, lo normal es que el gobierno siga teniendo la potestad", señaló el segundo teniente de alcalde, Carles Martí, al término de la reunión. "Estas empresas no están pensadas para cogobernar con nadie", añadió el edil socialista.

Forn precisó que la voluntad de CiU no es "entorpecer el trabajo de estas empresas", mientras que el edil del PP Jordi Cornet reclamó que la composición de los consejos "sea proporcional a la representación de los distintos grupos", lo que garantizaría la "transparencia" de las mismas.

Las empresas públicas de titularidad municipal más importantes son Barcelona de Servicios Municipales (BSM), que gestiona el parque de atracciones del Tibidabo, los cementerios, Mercabarna, el Bicing y las zonas verde y azul de aparcamiento; Barcelona Inversiones Municipales (BIMSA), que ejecuta y gestiona inversiones en los barrios, y Barcelona Activa, que impulsa políticas de empleo.

Sí a los distritos y comisiones

Donde las cinco formaciones municipales llegaron a un acuerdo fue en el reparto de cargos en los 10 distritos de la ciudad y en las comisiones plenarias, los órganos de decisión que aprueban los asuntos que posteriormente tienen que pasar al plenario. Este mandato todos los partidos presidirán alguna de las comisiones municipales. La número dos del PP, Àngels Esteller, propuso pasar de las seis actuales a ocho, fórmula que se conseguiría "desdoblando" algunas de las ya existentes. Estellers propuso separar hacienda de la de economía, así como crear una comisión de cultura independiente a la de bienestar social y educación.

El otro punto del acuerdo se refirió al control de los distritos. Cada uno de ellos será presidido por representantes de alguno de los partidos.

Por otra parte, dirigentes del PSC y de Iniciativa se reunieron ayer para comenzar a negociar el cartapacio de la Diputación de Barcelona. PSC e Iniciativa se mostraron confiados de que el acuerdo tripartito con ERC que funcionó en la pasada legislatura se repetirá en esta ocasión. Socialistas y ecosocialistas también trabajan estos días con los republicanos para redefinir los 40 consejos comarcales catalanes. El secretario general de Iniciativa per Catalunya, Jordi Guillot, aseguró ayer que la izquierda tiene garantizados en estos momentos 21 de estos consejos comarcales. CiU tiene mayoría absoluta en otra media docena. El resto continúan pendientes de los pactos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2007