Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:La desaparición de un gran economista

Enrique Fuentes y Andalucía

La noticia del fallecimiento de Enrique Fuentes Quintana ha causado un hondo pesar en los economistas españoles y, en particular, en aquéllos que tienen el privilegio de contarse entre sus alumnos. En estos días, en los que se publicarán distintas semblanzas sobre él, quiero trazar algunos rasgos sobre sus vínculos andaluces. Quizás el más importante sea el de sus maestros, colaboradores y discípulos más directos.

En efecto, si Enrique Fuentes reconoció a una persona como maestro, éste fue el gran economista andaluz Antonio Flores de Lemus. Asimismo, entre sus discípulos más directos se cuentan algunos andaluces, como José Barea, Manuel Lagares y Victorio Valle.

Enrique Fuentes fue sobre todo un gran profesor, por vocación y dedicación. Y esa proyección se trasladó a Andalucía a través de su apoyo a los Departamentos universitarios de Hacienda Pública. Desde su puesto de Director de Funcas, promovió el análisis económico regional, con estudios dedicados a la economía andaluza, a la del Arco Mediterráneo o al paro.

Dentro de su impulso a los estudios sobre el pensamiento económico, especial atención merece la magna obra Economía y Economistas Españoles, proyecto gestado a lo largo de dos décadas, de cuyo equipo de dirección formaron parte los profesores Manuel Martín y Pedro Tedde.

En ella se dedican estudios a las aportaciones de economistas andaluces (Ibn Jaldún, Tomás de Mercado, Martínez de Mata, Bernardo de Ulloa, Flores de Lemus, Bernis, Zumalacárregui...). Recientemente había sido nombrado Académico de Honor de la Academia de Ciencias Sociales y del Medio Ambiente de Andalucía.

Decía Kierkegaard que cada uno será grande a su manera y según la naturaleza del objeto que amó. Según esto, Enrique Fuentes Quintana ha sido, al menos, un gran economista, un gran profesor y un gran español.

Braulio Medel Cámara es catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2007