Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos veinte activistas tras el orgullo gay en Moscú

El desfile gay que estaba programado para ayer en Moscú no pudo realizarse, ya que, al igual que el año pasado, las autoridades de la capital lo prohibieron. Sin embargo, un grupo de homosexuales se presentó ante la sede del Ayuntamiento para solicitar por escrito al alcalde Yuri Luzhkov que levantara la prohibición. Los gays no pudieron entregar el documento, pues fueron agredidos por nacionalistas y ortodoxos radicales, lo que motivó la intervención de la policía, que detuvo a unas 20 personas.

Los ortodoxos y nacionalistas portaban iconos en la céntrica calle Tverskaya mientras gritaban "¡Muerte a los homosexuales!" y algunos se protegían con mascarillas para, como explicaban, "evitar ser contagiados con la enfermedad gay". Un hombre se abalanzó contra un joven gritando "¡los homosexuales son unos degenerados!" y le propinó un feroz golpe en la nariz antes de ser detenido por la policía, que actuó rápidamente para evitar una batalla campal entre los dos bandos de manifestantes.

Entre los agredidos se encontraba un cantante inglés, Richard Fairbrass, del grupo pop Right Said Fred, que fue golpeado mientras hacía declaraciones a la agencia Reuters, así como también el político alemán Volker Beck, del Partido Verde, conocido por ser un defensor de los derechos de los homosexuales. Los nacionalistas le tiraron huevos a la cara y fue detenido por la policía, que más tarde lo dejó en libertad. También fue detenido Nikolái Alexéyev, el organizador del frustrado desfile gay.

"Producto de Satanás"

La verdad es que los activistas homosexuales no tenían la menor posibilidad de entregar su petición a Luzhkov. El alcalde de Moscú es conocido por sus ideas reaccionarias con respecto a los gay. Para él, la homosexualidad es producto de Satanás y por ello ha advertido que nunca permitirá desfiles gay en la capital rusa.

Ígor Miroshnichenko, uno de los organizadores de la manifestación antigay, declaró que estaba "en contra de permitir marchar a depravados en las calles de Moscú, esta tercera Roma que es una ciudad sagrada para todos los rusos". "Hemos venido a ayudar a nuestra valiente policía", agregó Miroshnichenko. Cientos de agentes, entre ellos grupos antidisturbios, patrullaban la calle Tvérskaya, donde se encuentra el Ayuntamiento.

La homosexualidad era considerada un delito penado con la cárcel, en la época soviética. Entre los personajes que fueron condenados por ser gay figura el genial cineasta Serguéi Parajánov. El artículo correspondiente fue eliminado del Código Penal en 1993 y la marcha de ayer había sido convocada para festejar precisamente el 14 aniversario de este acontecimiento.

La comunidad gay está dividida en cuanto a si es conveniente o no realizar desfiles en Moscú, pues muchos creen que lo único que se consigue con ellos es aumentar la homofobia en Rusia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2007