Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenpeace bloquea por tierra, mar y aire el acceso a la central nuclear de Almaraz

Una veintena de miembros de Greenpeace bloqueó ayer por la mañana el acceso a la central nuclear de Almaraz (Badajoz) al encadenarse a la puerta. Además, un parapente sobrevoló la nuclear y otros activistas se aproximaron a la planta por el Tajo. El Consejo de Seguridad Nuclear afirmó que no hubo riesgo en la central, que no dejó de funcionar, y el Foro Nuclear, que agrupa a las centrales españolas, que Greenpeace actuó de forma "injustificada y con argumentos carentes de objetividad".

El responsable de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, afirmó que "la acción" pretendía "denunciar la inseguridad de las nucleares" y pedir que el Gobierno "cumpla su compromiso de establecer un plan de cierre de las centrales". Bravo añadió que al sobrevolar la planta demostraron que "es imposible proteger una nuclear frente a un atentado". En 2002, miembros de Greenpeace subieron a la cúpula de la central nuclear de Zorita (Guadalajara), hoy desconectada de la red.

En 2005, el presidente Zapatero anunció en el Congreso que habría "un calendario de cierre de la energía nuclear". Izquierda Verde se sumó a la petición de que Zapatero cumpla el compromiso de "plan de cierre" que anunció en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2007