Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el ministro de Energía de Brasil, acusado de aceptar sobornos

Una constructora pagó 37.000 euros para conseguir una concesión

Río de Janeiro

El ministro de Minas y Energías de Brasil, Silas Rondeau, presentó la noche del martes su dimisión al presidente Luiz Inácio Lula da Silva, tras ser acusado de haber recibido un soborno de 100.000 reales (unos 37.000 euros) para facilitar concesiones irregulares a la empresa constructora Gautama. Rondeau se convierte así en el primer ministro que renuncia al cargo en el segundo mandato que Lula emprendió a principios de año.

La situación del ministro se había hecho muy difícil tras haber revelado la Policía Federal un vídeo en el que se veía a una empleada de la constructora entregar al asesor del ministro, Ivo Almeida, hoy preso, el sobre con el dinero a la puerta del despacho del ministro. La policía reveló también conversaciones telefónicas donde se desprenden ciertas connivencias de carácter ilícito entre el ministro con el dueño de la empresa Gautama, Zuleido Veras.

Además del nuevo escándalo para el Gobierno de Lula, que en 2005 estuvo acorralado por supuestos sobornos en el Parlamento, la salida de Rondeau ha descubierto algunas grietas en la variopinta coalición estructurada por el presidente para su segundo mandato, que comenzó el pasado 1 de enero, informa Efe. En esa nueva alianza de Gobierno, el mayor peso lo tiene el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), una formación de centroderecha, que posee las primeras minorías en la Cámara de Diputados y el Senado. Rondeau no tiene filiación partidaria, pero está directamente vinculado al PMDB y tiene como padrino político al ex presidente José Sarney, un poderoso caudillo de ese partido.

Después de que Sarney le recomendó a Rondeau renunciar, el PMDB presentó a Lula un par de nombres, con la intención de mantener bajo su ala uno de los despachos más estratégicos para los planes de desarrollo del Gobierno. Sin embargo, también ha propuesto candidatos el Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula en 1980. A pesar de que Rondeau continuaba ayer defendiendo su inocencia y aseguraba que acabará absuelto de las acusaciones, también el Gobierno del presidente Lula da Silva se ha sentido aliviado con la decisión del PMDB de pedir él mismo la dimisión del ministro.

Silas Rondeau declaró en una nota que dimitía para defender la honra de su familia y porque no podía "seguir sangrando dentro del Gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007