Solana reclama que la UE lidere el diálogo en un mundo más peligroso

El alto representante europeo recibe el Premio Carlomagno

La emoción que transpiraba ayer Javier Solana Madariaga al recibir el Premio Carlomagno no le impidió pronunciar uno de los discursos más comprometidos de su carrera europea. El alto representante hizo un llamamiento para que la UE lidere el diálogo internacional para resolver los problemas de un mundo "complejo" y "peligroso". Se refirió especialmente a los contenciosos relacionados con "las armas nucleares y el desarme". Solana ofreció apoyo a Angela Merkel para resolver la crisis institucional de la UE en 2007.

En la sala de la Coronación del Ayuntamiento de Aquisgrán, en cuyas calles podían verse carteles del galardonado, Solana estuvo acompañado de su mujer y de sus dos hijos, así como de los otros dos galardonados españoles, el rey Juan Carlos y el ex presidente Felipe González. Ambos, junto a su tío abuelo, Salvador de Madariaga, son los únicos españoles que comparten esta distinción que concede la ciudad alemana, con otras personalidades como los padres fundadores de la Unión, Jean Monet y Robert Schuman, Konrad Adenauer y Alcide de Gasperi, y políticos de la talla de Winston Churchill y de Bill Clinton. El premio es un reconocimiento a la contribución a la construcción europea y a la paz mundial.

El acto congregó a políticos como Frank-Walter Steinmeier, ministro de Exteriores de Alemania; Jean Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo; Hans-Gert Poettering, presidente del Parlamento Europeo; Benita Ferrero-Waldner, comisaria de Relaciones Exteriores, y Alberto Navarro, secretario de Estado de Relaciones con Europa, en representación del Gobierno español. Asistieron Narcís Serra, ex vicepresidente del Gobierno, y los ex ministros Jorge Semprún y Javier Gómez Navarro.

En su discurso, el jefe de la diplomacia europea fue muy severo ante el parón institucional de la UE. Señaló que ante la incorporación de nuevos actores a los centros de poder mundial, lamentaba "tener que constatar que la Unión está reaccionando con una paralizante estrechez de miras". Abundó en esta preocupación al subrayar que "cuando más alerta debemos estar, cuando más demanda hay de Europa en el mundo, la Unión se ha replegado sobre sí misma en una estéril crisis institucional". "Debemos resolver esto cuanto antes, en este año 2007. Deseo por ello apoyar sin la menor reserva los esfuerzos de la canciller doctora Merkel para poner fin al paréntesis en que nos encontramos", añadió.

Crisis institucional

Frente al clima de crisis institucional y los desastres causados por las acciones militares unilaterales, Solana hizo un llamamiento al multilateralismo. "Puedo asegurarles", dijo, "que la UE es, seguramente, el actor mejor situado, con el necesario capital político y acreedor de confianza entre todas las partes implicadas, para iniciar un proceso de diálogo que pueda resolver esta grave situación". Ello es aún más importante, agregó, en un mundo en el que "se han desencadenado fuerzas y movimientos que ningún Gobierno puede controlar o detener; en el que se sigue conviviendo con la violencia, la opresión y la pobreza extrema". "Un mundo en el que muchos no comparten nuestro compromiso con el multilateralismo y el imperio de la ley", subrayó.

En su opinión, la gravedad deriva de la necesidad de "actuar en un mundo cada día más complejo y en algunos aspectos más peligrosos". En relación con la cuestión de las armas nucleares y la proliferación, advirtió de los riesgos, porque hay países que consideran que "hay un desequilibrio creciente" entre "los tres pilares que deben progresar en paralelo: la no proliferación, el desarme y la transferencia de tecnología".

Solana expresó su sorpresa por recibir el premio con una cita al físico Isaac Newton: "Si he sido capaz de ver tan lejos es porque he subido sobre los hombros de unos gigantes".

Discurso de Solana

en las páginas 13 y 14

Juncker: "El arquitecto de la política exterior"

En su presentación, el primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, que recibió el galardón el año pasado, subrayó la labor de Javier Solana como constructor de la política exterior europea.

"Después de Solana ya no podrá pasar nada en el mundo sin contar con Europa", dijo. Y añadió:

"Solana es la cara visible de la política exterior de la UE y todo el mundo lo reconoce".

Juncker recordó la trayectoria de Solana como luchador contra la dictadura y por la democracia. Y lo definió como "un gran español europeo y un gran europeo español".

El primer ministro luxemburgués destacó los momentos difíciles y "las dudas" por las que pasó Solana como responsable máximo de la OTAN cuando tuvo que tomar la decisión de intervenir en los Balcanes. "Su decisión no fue superficial", recalcó. Juncker elogió las múltiples gestiones de Solana en la pacificación de los Balcanes y aseguró que gracias a su labor "evitó una guerra civil en Macedonia".

Para Juncker, Solana es "el arquitecto de la política exterior europea y de la paz y la seguridad", y le invitó a seguir con la esperanza de que "sea el futuro ministro de Exteriores de la UE".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de mayo de 2007.