Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Campus para estudiar y vivir

Un estudio concluye que Alcalá y la Complutense son los mejores centros universitarios de Madrid

El campus universitario ideal sería ese en el que el estudiante se levanta por la mañana en su residencia; va andando o en bici a clase; por la tarde hace deporte y por la noche, si quiere, también puede compartir su ocio dentro de la universidad. Una ciudad dentro de otra ciudad, como en las películas norteamericanas de universitarios.

Los 15 campus madrileños (ocho públicos y siete privados) no son perfectos, pero entre todos hay dos cuyo diseño, por lo menos, merece un 8 de nota: el de Alcalá de Henares y la Ciudad Universitaria de la Universidad Complutense. Así lo piensa Pablo Campos, autor del reciente libro: Campus-Madrid. Urbanismo y Arquitectura en las Universidades de la Comunidad de Madrid. Campos es arquitecto, profesor universitario y ha participado en la planificación y el diseño de varios campus universitarios, entre ellos el nuevo de Villamayor de la Universidad de Salamanca.

Campos ha diseccionado trocito a trocito todas las universidades madrileñas y está en contra de los centros que cierran a las tres de la tarde y se convierten en ciudades fantasma. "Lo ideal es que estén dentro de la ciudad, superpuestos a la vida urbana. Pero la realidad pasa porque dentro de las ciudades no hay sitio", explica. "El campus tiene que ser un proyecto con vocación didáctica, tiene que enseñar en sí mismo, que sea la primera lección que recibe un estudiante sobre cómo está ordenada la arquitectura y el espacio libre", explica el profesor. De la Universidad de Alcalá destaca que es "una ciudad perfectamente planificada" y la recuperación que ha hecho de edificios antiguos. La Complutense -"el primer campus a la americana que hubo en toda Europa"- también merece elogios, aunque el proyecto actual haya quedado muy lejos del que planificó Alfonso XIII en 1927 y que era "extraordinario". "Yo haría dos cosas para mejorar la Complutense: enterrar la carretera de A Coruña, que corta en dos el campus, y construir el Paraninfo, el edificio más grande que se diseñó en 1927 y que jamás se hizo".

De otras, como la Rey Juan Carlos, opina que "tiene un buen trabajo arquitectónico" y de la Autónoma que está haciendo grandes esfuerzos por mejorar su estructura. "Y de crear ciudad, que es lo importante", concluye Pablo Campos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de mayo de 2007