Una mujer de 83 años muere apuñalada por su marido en Utrera

El alcalde rechaza la idea de violencia de género que denuncia el Instituto de la Mujer

Consuelo G. O., de 83 años de edad, murió el viernes pasado por la noche tras recibir numerosas puñaladas en el cuello que le asestó su marido, Antonio A.O., de 79 años de edad, que no tenía antecedentes registrados por maltrato. La pareja, sin hijos, vivía en la barriada Madre Carmelita, en Utrera (Sevilla). Fuentes de la Guardia Civil comunicaron que el homicidio tuvo lugar a las 21.30 horas.

Después de cometer el crimen, informaron fuentes municipales, el homicida llamó a sus tres sobrinos para avisarles. Los sobrinos se acercaron al domicilio y comprobaron que la mujer había muerto, por lo que alertaron a los vecinos, que fueron quienes llamaron a la Policía Local. El levantamiento del cadáver tuvo lugar en torno a la medianoche.

Las primeras investigaciones apuntan a que Antonio propinó al menos 14 puñaladas a la mujer, una de las cuales le seccionó la yugular y otra la tráquea.

La coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Ángeles García, condenó lo ocurrido y apuntó que "no hay nada en este mundo que justifique este tipo de acciones". "Todo parece indicar que es un caso de violencia de género, pues, al parecer, el hombre argumenta que la mató por amor, para que no se quedara sola". "Las decisiones de una persona no tiene que tomarlas nadie por ella y nadie es dueño de nadie", añadió.

Sin embargo, el alcalde de Utrera (Sevilla), Francisco Jiménez, que lamentó el suceso, afirmó que se trataba más bien de un caso de "enajenación mental del esposo, que podría tener problemas de carácter psiquiátrico y psicológico", en lugar del típico suceso de "violencia de género". Se apoyaba para ello, dijo, en los datos facilitados por "la Policía Local, Guardia Civil, familiares y vecinos". A su juicio, el marido tenía cierto "temor a que la mujer quedara desatendida". Jiménez dice que el afán del marido era cuidarla.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS