Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Cultura del esfuerzo

Para sir Simon Rattle, director de la Orquesta Filarmónica de Berlín, y para Royston Maldoon, veterano coreógrafo británico curtido en mil batallas el esfuerzo y la toma de responsabilidades por parte del alumno están en la base de cualquier pedagogía. Y así lo aplican en la estimulante experiencia musical que muestra el documental ¡Esto es ritmo!: el proceso que lleva a 250 jóvenes y niños con nula o poca experiencia en el mundo de la danza a participar en un gran montaje de La consagración de la primavera, de Igor Stravinski, junto a la Filarmónica de Berlín.

En la película dirigida por Thomas Grube y Enrique Sánchez Lansch se dan la mano el ensayo educativo y el proceso de fabricación de un espectáculo o de una obra de arte mostrado en filmes tan distintos como El sol del membrillo (Víctor Erice, 1992) y All that jazz (Bob Fosse, 1979). Paso a paso, con buenas dosis de trabajo y, por qué no, de algo tan pasado de moda como el sacrificio, buena parte de los chicos van adquiriendo la impronta de la ilusión. Poco a poco, el espectáculo va tomando forma. Y el resultado es una experiencia didáctica que no sólo ha cambiado los caracteres de algunos de sus participantes, sino que debería convertirse en imprescindible para cualquier centro educativo que se precie de impartir la maltrecha cultura del esfuerzo.

¡ESTO ES RITMO!

Dirección: Thomas Grube, Enrique Sánchez Lansch. Intervienen: Sir Simon Rattle, Royston Maldoom, Susannah Broughton. Género: documental. Alemania, 2004. Duración: 100 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 2007