Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emoción y riesgo en el III Festival de Vitoria

El cine con minúsculas que provoca emociones tanto o más profundas que las grandes superproducciones. Así resume la programación de la tercera edición del Festival de Nuevo Cine Europeo (NEFF) su director, Fernando López Castillo. "Nada que ver con la verdulería fácil y chabacana que tragamos diariamente a la fuerza", comenta en vísperas de la inauguración oficial, mañana. Además, el programa incluye ciclos alternativos dedicados a la música o a la recuperación de la cinematografía de Polonia, país invitado en este 2007, con la proyección de títulos de Agnieszka Holland, Andrezej Wajda o los más populares Roman Polanski o Krzysztof Kieslowski.

El año pasado se produjeron en Europa más de 1.000 películas. Desde mañana sábado y hasta el 12 de mayo, Vitoria comenzará a proyectar al menos 12 de estos títulos dentro de la sección oficial del NEFF. La apuesta de este certamen, como reconoce su director, es arriesgada: reivindicar la producción cinematográfica europea, "producciones de calidad, personales, de autor; que nadie espere cine de palomitas". La inauguración oficial contará con la actriz Antonia San Juan y su interpretación del monólogo El premio. En el acto también se dará a conocer el jurado de esta edición, formado por el joven director catalán Adan Aliaga, la directora Yasmine Kassari, la actriz Myriam Mezieres, el actor madrileño Enrique Villén y el realizador polaco Krzysztof Zanussi.

Títulos inéditos

Esta gala dará el verdadero pistoletazo de salida a una semana de cine en la que, junto a las películas de la sección oficial -entre las que destacan las producciones francesas y alemanas, según López Castillo- se podrá disfrutar de algunos de los títulos europeos inéditos en el País Vasco, como la película más taquillera en Portugal en 2006, Filme da treta, una delirante comedia protagonizada por dos populares cómicos lusos.

También son novedad Favela rising o Sierra Leone?s refugee all stars, documentales de denuncia con un poderoso contenido sonoro y Glanstombury, un intenso recorrido por el famoso festival que se celebra en esa localidad de Inglaterra, dirigido por Julian Temple.

Dentro de las actividades previas del NEFF, ayer se presentó el libro Compositores vascos de cine, que inaugura la colección Zinemastea bilduma impulsada por el certamen vitoriano. La vinculación de los músicos vascos con las bandas sonoras cinematográficas viene de lejos. Así lo recuerda el volumen, coordinado por el profesor de la Universidad del País Vasco, Kepa Sojo, y con texto de Josep Lluis i Falcó o Conrado Xalabarder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 2007