Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:CIRCUITO CIENTÍFICO

Pensar

Cuentan que un reconocido científico de la Universidad Estatal de Pensilvania, cuando aparecía por su despacho algún empleado de la universidad para supervisar a qué dedicaba su tiempo, le decía, cortés pero enérgicamente: "Estoy pensando", ante lo cual el enviado desaparecía, confundido. Si al cabo de los días la cabeza del muchacho asomaba de nuevo, tímidamente, por su puerta entreabierta, nuestro colega vociferaba contrariado: "Sigo pensando".

Tenía razones nuestro colega para irritarse. Uno de los oficios que requieren una continuada concentración en lo que se hace es el de científico. Contra lo que puedan creer quienes no trabajan en ello, e incluso demasiados de los que lo hacen, tanto el desarrollo de las grandes ideas como el de las más sencillas requiere una dedicación mental casi exclusiva. A pesar de ello, la Administración española tiene una habilidad extraordinaria, se diría que incluso pone empeño, para evitar que los científicos nos dediquemos a lo único que sabemos y queremos hacer: a pensar. Dirigir un proyecto de investigación debería ser algo muy simple para quien lo ha preñado y parido, una tarea que sólo habría de entrañar dificultades (¡benditas!) cuando uno se encuentra con lo inesperado, o cuando busca más allá de lo obvio.

El esfuerzo de los últimos años puede resultar estéril si no se corrige la situación

Dirigir hoy un proyecto de investigación se ha convertido en un calvario

Pues bien, dirigir hoy un proyecto de investigación en las universidades y en los centros de investigación españoles se ha convertido en un calvario, al que el científico no sólo dedica la mayor parte de su tiempo sino que, lo que es peor, constituye la fuente principal de sus inquietudes. No las propias de nuestro oficio, sino las que genera tramitar la adquisición de equipamiento, la contratación de servicios, la cooptación de personal, los viajes de campo, todo ello con procedimientos burocráticamente arcaicos que, en el mejor de los casos, no entiendes. ¡La penitencia puede llegar hasta tener que mendigar un sitio donde llevar a cabo tus proyectos!

Esta situación se ve agravada por la falta de personal de apoyo a la investigación y, dicho sea de paso, por la falta de incentivos y de una verdadera carrera profesional para el existente. En los departamentos universitarios y en los Organismos Públicos de Investigación (OPIs), la falta de administrativos, de ayudantes y de técnicos es aún más acuciante que la de científicos.

El esfuerzo que se lleva haciendo en los últimos años por incorporar científicos de calidad al sistema de ciencia y tecnología (programas Juan de la Cierva y Ramón y Cajal, profesores universitarios, científicos de OPIs, etcétera) puede resultar, en cierta medida, estéril si esta situación no se corrige. En el mundo desarrollado, las estructuras científicas eficientes son, en cuanto a personal se refiere, piramidales. Es decir, tienen una ancha base formada por el personal de apoyo, mayoritario, que se va estrechando conforme avanzamos hacia un minoritario personal científico. Según el INE, en 2004 había en España 267.943 personas empleadas en I+D, de las cuales 169.970 eran científicos, y 97.973, técnicos y personal de apoyo; o sea, una razón de 0,58 técnicos y personal auxiliar por investigador, aproximadamente la cuarta parte de la que existe en los países europeos más avanzados científicamente, en EE UU y en Japón.

Hoy por hoy, y en un momento en que el Gobierno está apostando claramente por mejorar las condiciones para hacer ciencia en nuestro país, la tendencia, por increíble que parezca, es más a agravar el problema que a solucionarlo. Como muestra, un botón. El CSIC, el mayor organismo público de investigación, ha tenido en la oferta pública del 2007 una generosa y merecida concesión de 275 plazas de científicos en sus diferentes categorías. En lógica científica, a esta oferta de investigadores debería de corresponder un mínimo de 550 plazas de personal de apoyo. Sin embargo, sólo le han concedido 110 plazas de técnicos, 6 de gestión y ninguna de administrativo. Podría pensarse que esta absurda inversión en la distribución de plazas responde a una rara coyuntura de este año. Desgraciadamente no es así. La distribución de personal del 2007 es similar a la del 2006, 2005... y a la de todos los años en los últimos decenios.

Esta tenacidad en el error, con la inestimable ayuda de la ininteligible maraña de normas administrativas a la que antes nos hemos referido, ha conseguido construir una de las herramientas más eficientes que imaginarse puedan para impedir que los científicos españoles piensen, descubran e innoven. No debe, pues, extrañarnos los relativos escasos logros de la ciencia en nuestro país. Más bien deberíamos sorprendernos y admirarnos de la existencia de un buen número de científicos excelentes en España. Eso sí, cansados, agobiados y bastante hartos de un sistema que no les deja hacer aquello para lo que se han formado: pensar.

Corren tiempos en los que todo se valora con parámetros numéricos que creemos miden de forma objetiva el éxito. Quienes dirigen las universidades y los OPIs miden su éxito -por ejemplo- en razón de la financiación que obtienen de los diferentes gobiernos para sus instituciones, pero pocos de ellos se preocupan por saber si sus científicos tienen las condiciones adecuadas para llevar a cabo su trabajo, si sus ideas van a poder desarrollarse sin más trabas administrativas que las necesarias. No les importa, porque creen que esas limitaciones no se pueden medir de forma objetiva. Los que por su propia decisión optan por puestos de gobierno en las universidades y organismos de investigación, o en las instituciones que gestionan la investigación científica, están ahí para ayudar al resto de los científicos, que son el alma del sistema; para facilitarles la investigación, para animarles a afrontar grandes retos, para buscar soluciones que mejoren el marco cotidiano en el que se desarrolla su vida profesional. Están ahí para pensar y para ayudar a pensar. Esa generosidad de mirar hacia dentro del sistema, y no sólo hacia fuera y hacia arriba, es la que marca la diferencia entre los gestores de la ciencia.

Es imprescindible que las instituciones dedicadas a la investigación estén en manos de profesionales. Nos referimos a profesionales que hayan ejercido y que conozcan cómo se hace la ciencia, pero que a la vez hayan optado por servirnos y servirse desde la función de Gestionar, con mayúscula, el ejercicio de la ciencia. Y que estén comprometidos con el único objetivo posible en este su mundo: que el sistema funcione por y para quienes hacen ciencia, para los científicos. Y eso también es objetivable. Son los que están en el laboratorio, los que imaginan proyectos, los que disfrutan descubriendo, los que se deleitan leyendo el gran artículo de un colega, los que exploran la naturaleza, los que miden, los que... En fin, todos los que se dedican a pensar.

En los albores de la democracia, el gran Perich nos alegró una mañana de huelga reivindicativa con un chiste que decía: "¿Qué querrán éstos [científicos]? Disfrutan con lo que hacen y encima quieren que les paguen". Hoy, intentamos recuperar la dignidad de una profesión maldita por siglos en España. Es evidente que así haremos más eficaz al sistema de adquisición y transmisión del conocimiento y nuestro país saldrá ganando. Pero lo que realmente nos importa, lo que nos interesa -no queremos engañar a nadie-, es recuperar la dignidad. Ya es hora de poner este país a pensar.

Juan Manuel García Ruiz y Fernando Hiraldo son profesores de Investigación del CSIC. Se han adherido a este texto 523 científicos españoles; entre ellos, Juan Luis Arsuaga, Jesús Ávila, Ernesto Carmona, Avelino Corma, Miguel Delibes, Carlos M. Duarte, Pedro Echenique, Carlos Herrera, Amparo Latorre, José López Barneo, Luis A. Oro, José Luis Sanz y Joaquín Tintoré.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 2007