Las eólicas pretenden imitar a Endesa y sortear la cesión del 10% a la Xunta

Diez empresas eléctricas podrían pedir al Gobierno central los permisos para Galicia

Diez de las principales compañías eléctricas que poseen parques eólicos en Galicia han encargado a sus departamentos jurídicos que preparen la documentación para solicitar los nuevos parques eólicos en Galicia al Gobierno central, en lugar de a la Xunta. La medida busca evitar la cesión de un mínimo del 10% del capital al Instituto Enerxético de Galicia (Inega), organismo público dependiente de la Consellería de Industria. Endesa, que posee 568 megavatios de potencia eólica en Galicia, ya dio el paso el viernes, al solicitar 388 megavatios al Gobierno central.

Más información
Blanco mide el golpe

Hasta ahora todas las compañías eléctricas solicitaban autorizaciones para parques eólicos a las comunidades autónomas, aunque el Gobierno central siempre se reservó la competencia para autorizar cualquier parque grande, de más de 50 megavatios de potencia. En el caso de Galicia, la autonomía que más licencias ha concedido en España, la Xunta concedió autorizaciones para instalar más de 4.000 megavatios de potencia (unos 5.000 molinos de viento).

Aunque no existe en Galicia un solo parque eólico con menos de 50 megavatios, ninguna empresa solicitó nunca sus permisos al Ministerio de Industria. ¿Por qué? Por las primas y subvenciones. El Real Decreto de Energías Renovables, que está en vigor en toda España, paga más por la electricidad generada en parques pequeños que en los de más de 50 megavatios.

"Lo que hicimos todos fue trocear las zonas de viento y hacer grandes parques sumando, legalmente, parques de menos de 50 aerogeneradores", explica una de las empresas eólicas que está estudiando seguir el camino abierto por Endesa.

El caso es que el Ministerio de Industria central está ahora cambiando el Decreto de Energías Renovables, que se espera entre en vigor en los próximos meses. Y la Consellería de Industria también está elaborando un nuevo Decreto Eólico en Galicia. Los borradores de ambas leyes, son los que han incitado a las eléctricas a preferir, a partir de ahora, pedir las licencias a Madrid que a Santiago.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El borrador del Ministerio de Industria ha dejado entrever que las primas públicas para los grandes parques serán muy similares a las de los pequeños. Y el borrador de la Consellería de Industria exige que, a cambio de cada autorización nueva, cada eléctrica deberá ceder al Inega "un mínimo del 10% de las acciones" del parque.

En concreto, el borrador presentado por el conselleiro de Industria, Fernando Blanco, ha sido contestado con una dura alegación por parte de las eólicas, que ya han anunciado que, si no se modifica, elevarán su denuncia al Tribunal Superior de Galicia, primero, y a Bruselas, después.

El desafío de Endesa

Endesa, el segundo mayor concesionario de parques eólicos en Galicia (tras Gamesa), ha sido la primera empresa en desafiar públicamente la nueva política eólica de la Xunta. La compañía publicó el viernes en el Boletín Oficial de la Provincia de Lugo la solicitud de cuatro grandes parques eólicos al Ministerio de Industria. La empresa solicita, en total, 388 megavatios de potencia con la instalación de 152 aerogeneradores en los montes de San Sebastián, Pumago Sur, Penas Altas y Becerreá. Cada parque tendrá entre 54 y 164 megavatios de potencia instalada. Se trata de un desafío en toda regla ya que representa, de una tacada, un 68% de la potencia obtenida por Endesa de la Xunta en más de diez años.

La solicitud es completamente legal y suele requerir menos tiempo de tramitación del que se está tomando la Xunta (2 años para tramitar 511 megavatios). La legislación sólo implica a la Xunta para que emita un informe no vinculante.

La esencia de la solicitud, no obstante, es evitar el nuevo Decreto Eólico gallego que la patronal del sector ya ha calificado de "confiscatorio" y "claramente ilegal".

El resto de las empresas aún no ha cursado ninguna solicitud oficial al Ministerio de Industria. Se trata de las compañías (que prefieren no ser citadas) que ya disponían de planes eólicos en Galicia, con estudios de viento y análisis de rentabilidad de cada zona, que en la mayoría de los casos incluyen la compra o alquiler de los montes en los que quieren instalar nuevos molinos. Fuentes de estas compañías dijeron que "es muy probable que hagamos lo mismo que Endesa".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS