El mando militar británico revisa el destino a Irak del príncipe Enrique

El príncipe Enrique puede ver frustrada su carrera militar ante el aumento del número de soldados británicos muertos en Irak. El hijo menor de Carlos de Inglaterra, y tercero en línea de sucesión al trono británico, está destinado a la región de Basora (sur), en el siguiente desplazamiento de tropas, previsto en unas semanas. Pero las 11 bajas de este mes en la zona han llevado al Ministerio de Defensa a reconsiderar la situación. "El desplazamiento del Príncipe a Irak está siempre bajo constante revisión. Es todavía nuestra intención enviarle como jefe de tropa", dijo ayer un portavoz ministerial.

Graduado el año pasado por la escuela militar de Sandhurst, Enrique ha dejado muy claro su propósito de luchar en el frente. Como teniente segundo, le corresponde el mando de un pelotón de 11 soldados, con funciones de reconocimiento e inteligencia. Patrullarán en carros blindados Scimitar, que han resultado muy vulnerables a los ataques de la insurgencia.

Más información

La última palabra recae en el máximo mando del Ejército, el general Sir Richard Dannatt. Deberá sopesar el riesgo añadido que supone para el resto de tropas la presencia del miembro de la familia real. El dominical The Observer informaba días atrás que la milicia iraquí prepara atentados contra el regimiento de Enrique.

El gobierno británico se replantea su labor en Irak.ATLAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50