Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azkarate dice que pedir perdón por Gernika no significa ser "heredero del franquismo"

La villa foral recuerda hoy con un acto institucional el 70º aniversario del bombardeo

El Gobierno está sorprendido de las reacciones críticas suscitadas por su exigencia de perdón al Ejecutivo central por el bombardeo de Gernika. Así lo dijo ayer, en una comparecencia convocada para este fin, la consejera portavoz, Miren Azkarate, que la víspera había leído una declaración reclamando esa actuación. Azkarate insistió en pedirla, pese a señalar que eso no significa que se considere al Gobierno español heredero del franquismo. "No queremos ningún debate", aseguró. "Sólo recordar que sigue pendiente el reconocimiento" de la autoría del bombardeo.

El Ejecutivo tripartito se sintió ayer en la obligación de aclarar, aunque también de insistir, en su declaración oficial del martes en la que exigía Estado español una petición de perdón por el bombardeo de Gernika, del que hoy se cumplen 70 años.

En su comparecencia, Miren Azkarate mostró su sorpresa por las reacciones críticas provocadas por la iniciativa, en la que se apelaba a la "legitimidad democrática" del Gobierno y al Parlamento españoles para demandarles que condenen el franquismo y pidan "perdón por todos los crímenes cometidos en nombre de España". "Nadie puede sostener, y este Gobierno tampoco, que el actual Gobierno español sea heredero del franquismo, como tampoco lo es el actual Gobierno alemán del régimen nazi. Y no obstante", recalcó Azkarate, "hace diez años el presidente de Alemania pidió perdón". El jefe del Estado alemán, Roman Herzog, lo hizo a través de su embajador en España.

El Ejecutivo de Ibarretxe estima que ese gesto sigue pendiente por parte de España, aunque eso no signifique tampoco, según señalaron fuentes gubernamentales a este periódico, que se quiera hacer ver que la Guerra Civil en Euskadi fue una guerra de españoles contra vascos.

Azkarate insistió, sin embargo, en el planteamiento efectuado la víspera, y que ha sido criticado por la oposición y por historiadores. Estos han apuntado la incongruencia que se demande una petición de perdón por los crímenes cometidos por el franquismo a un Gobierno y unas Cortes que se reconoce que no son herederos de la dictadura, sino del "legítimo Gobierno de la República, truncado por el alzamiento de Franco".

La portavoz aseguró que su Ejecutivo no busca abrir ningún debate, pero sí recordar "que sigue pendiente el reconocimiento de quienes fueron los autores del bombardeo de Gernika, que Alemania pidió perdón por ello y que el Gobierno español tiene pendiente hacer lo mismo".

La villa foral recuerda hoy el 70º aniversario del ataque aéreo que la destruyó y causó centenares de muertos y heridos. El lehendakari visitará la exposición preparada con este propósito en la Plaza de los Fueros y después se celebrará un acto en la Casa de Juntas. Tras guardar un minuto de silencio, intervendrán los representantes internacionales desplazados para la ocasión y un superviviente del bombardeo prenderá la llama de la paz en un pebetero. El lehendakari leerá después la declaración Gernika por la paz.

Alcaldes por la paz

Alcaldes de ciudades castigadas por las guerras se reunieron ayer con el lehendakari, en la víspera del 70º aniversario del bombardeo de Gernika. El Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, presente también, consideró a la villa foral como un símbolo de unidad, paz y diálogo en momentos "de violencia y situaciones conflictivas en el mundo". En el acto estuvieron los alcaldes de Gernika, Hiroshima (Japón) y Volgogrado (Rusia). Hoy dedicarán, durante los actos en la villa foral, un recuerdo al recientemente asesinado regidor de la ciudad japonesa de Nagasaki, Itcho Ito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 2007

Más información