Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat proyecta una ley de igualdad propia

Poco después de que el Congreso haya aprobado la primera ley de igualdad para España, la Generalitat ha decidido desarrollar una norma propia para garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. La consejera de Trabajo, Mar Serna, consideró ayer "prioritario" desarrollar una ley catalana de igualdad y anunció que el primer borrador podría estar listo en el plazo de un año.

No avanzó los contenidos de los futura norma ni sus posibles variaciones respecto a la estatal, aunque apuntó que se centrará en las competencias de la Generalitat en el ámbito de la igualdad, así como en "políticas de acción positiva para incorporar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres".

Serna hizo público este proyecto ante la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que recibió un premio del sindicato UGT de Cataluña por su trabajo contra la discriminación por razones de género. De la Vega admitió que la aplicación de esta norma "no será fácil", pero "removerá" los obstáculos históricos a los que se han enfrentado las mujeres.

De la Vega

La vicepresidenta advirtió de un fenómeno, "el nuevo proletariado femenino", fruto de que la mujeres tienen los trabajos peor pagados y por ello se produce una segregación dentro del mercado laboral.

"La derecha no ha querido o no ha sabido entenderlo y por eso ha votado contra la ley de igualdad", señaló De la Vega, y advirtió de que no vienen tiempos fáciles: "La globalización económica no ofrece buenas expectativas para las mujeres; da lugar a más trabajo gratuito o mal pagado".

La vicepresidenta también felicitó el paso a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas de Ségolène Royal en el acto de entrega de los premios de UGT de Cataluña a la mujer trabajadora, que estaba prevista para el 8 de marzo pero se aplazó hasta ayer, coincidiendo con Sant Jordi, para poder contar con De la Vega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de abril de 2007