Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El nuevo mapa del metro

Las 14 estaciones abiertas en seis meses cambian la forma de moverse de 270.000 vecinos

El metro de Madrid se estira. Las cuatro estaciones abiertas ayer entre las líneas 1 (Pinar de Chamartín-Congosto) y 4 (Pinar de Chamartín-Argüelles) cierran el mapa del suburbano por el norte y suponen el último cambio en la red tras medio año de vértigo. Desde noviembre, se han abierto 13,4 kilómetros más de recorrido y 14 estaciones. Las nuevas bocas de metro, distribuidas principalmente por el noreste y el sur de la capital, facilitan los traslados a casi 270.000 vecinos que antes carecían de este transporte.La Comunidad de Madrid prometió 90 kilómetros más de recorrido y 80 nuevas estaciones antes de agotar la legislatura. Pero aún queda mucho por inaugurar hasta el 27 de mayo, día de las elecciones. Antes de esa fecha, tiene previsto abrir otros 15,6 kilómetros de ampliaciones de las líneas clásicas. Siete estaciones en la línea 3, otra en la 7 y una más en la línea 8, que llevará a los viajeros hasta la terminal T4 del aeropuerto.

La parada de Pinar de Chamartín conectará con Sanchinarro y Las Tablas por metro ligero

También pendientes de cortar la cinta están las nuevas líneas de Metronorte -con 15,7 kilómetros desde Pinar de Chamartín hasta San Sebastián de los Reyes- y Metroeste, con casi 11 nuevos kilómetros de raíles entre la Villa Olímpica -junto al estadio de La Peineta- y San Fernando de Henares. Y las tres líneas de metro ligero (Pinar de Chamartín-Sanchinarro-Las Tablas, Colonia Jardín-Pozuelo de Alarcón y Colonia Jardín-Boadilla del Monte). En total, 37 estaciones y más de 26 kilómetros de recorrido.

Ayer le tocó estreno a los vecinos de tres distritos -Chamartín, Hortaleza y Ciudad Lineal- con el cierre del metro por el norte. Más de 60.000 personas, según estimaciones de la Comunidad, que evitan atascos y transbordos en superficie para viajar, por ejemplo, entre la estación de tren de Chamartín y Mar de Cristal - que quedan ahora a siete paradas de metro- o del parque de Santa María a plaza de Castilla, a seis.

"Se acabaron los atascos", asegura Tomás Pedreño, de 27 años. Vive en Manoteras y trabaja en un hotel en Plaza de Castilla. Su recorrido habitual de media hora "en el mejor de los casos" subido a un autobús o en un coche se ha reducido a la mitad: 15 minutos de metro por las líneas 1 y 4 para llegar de casa al trabajo.

La línea 1 tiene dos nuevas paradas hacia el este: Bambú y Pinar de Chamartín. Allí conecta con la 4, con otras dos nuevas estaciones, Manoteras y Hortaleza.

Las obras se han prolongado 30 meses y han supuesto una inversión de 310 millones de euros. Los trenes podrán alcanzar hasta 70 kilómetros por hora. En total, casi cinco kilómetros de recorrido que ayer despertaban la curiosidad de muchos.

Plácido Blázquez y Fernanda Zorro bajaron a una de las estaciones "sólo de visita", para echar un vistazo. La parada de Manoteras les viene de perlas. Su nieto vive en ese barrio. Hasta ayer llegaban en "una hora y media y con tres transbordos de autobús", según la mujer. Calculan que ahora harán el viaje en "unos 20 minutos" gracias a la ampliación del metro. "El niño podrá ir solo de su casa a la nuestra, aunque sólo tiene diez años", añaden.

Matilde Mendoza, vecina de Manoteras desde hace 46 años, se ahorra una buena caminata. Antes la parada de metro más cercana -Parque de Santa María- le pillaba a un cuarto de hora y ahora la tiene en la puerta de casa.

La mujer, con otros miembros de la asociación de vecinos de Manoteras, tenía previsto celebrar ayer con una chocolatada en la estación "que por fin han acabado 40 años de espera para la estación".

En mayo también podrán celebrar otros vecinos tradicionalmente desconectados del metro. Los residentes de los nuevos barrios de Sanchinarro y Las Tablas llegarán en 15 minutos a la estación de Pinar de Chamartín

en el metro ligero, que emplea trenes más pequeños e incluye tramos en superficie. Son 40.000 madrileños más que también se meterán de lleno en el nuevo mapa del metro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2007