_
_
_
_
_
Reportaje:

Memoria de 4.000 presas

El Gobierno homenajea a las republicanas internadas en Saturrarán

El País

El centro de internamiento de mujeres de Saturrarán, situado en la desembocadura del río Mijoa, en Mutriku, pasó de ser balneario y hotel a cuartel al comienzo de la guerra civil y a centro de internamiento de mujeres, montado por el bando franquista, entre 1938 y 1944. Por esa prisión pasaron unas 4.000 mujeres republicanas de entre 16 y 80 años de todos los puntos de España, especialmente de Asturias.

Murieron 107 reclusas y 48 niños y niñas que les acompañaban por tuberculosis, septicemia, tifus, colitis o desnutrición. Las presas dormían juntas en jergones de hoja de maíz amontonados en los pabellones. Los niños vivían con sus madres hasta los tres años. Después eran separados de sus progenitoras y muchos eran acogidos por familias de Ondarroa.

El viejo edificio, muy deteriorado por el abandono y el paso del tiempo, fue demolido en 1983. El Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales convocaó ayer un homenaje a las mujeres que pasaron por allí, "víctimas de la represión fascista", que fueron sometidas a vejaciones y malos tratos y vigiladas con mano de hierro por monjas mercedarias. Se guardó un minuto de silencio y se descubrió una escultura de Nestor Basterretxea que busca conservar la memoria del pasado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_