MIRADOR
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Declaración elegante

Con una corrección exquisita, el fondo de capital-riesgo estadounidense Texas Pacific Group (TPG) ha solicitado a Iberia la información necesaria para preparar una OPA sobre el 100% del capital de la compañía aérea española. Se sabe, además, porque así lo ha hecho constar el hipotético opante, que el precio indicativo de la oferta será de 3,60 euros por acción, que lanzaría la operación de forma conjunta con un socio español, que negocia con varias instituciones financieras la captación de los recursos necesarios para la adquisición y que ha mantenido conversaciones preliminares con British Airways, la compañía del Reino Unido que controla el 10% del capital de Iberia.

Tiempos difíciles son éstos en los que un comportamiento tan pulcro y ordenado -se aprecia que la regulación corporativa de la SEC impone más respeto que los mareantes zigzags de la CNMV española- resulta tan sorprendente. Ahora sólo falta que las buenas prácticas continúen, que no se caven trincheras judiciales, que las ofertas concurrentes o competidoras, si llegara a haberlas, se respeten, que el destino de Iberia si llega a ser propiedad de TXG no sea el despiezamiento ni la jibarización y que la sociedad ofertante presente, además de un folleto de OPA o dentro de él, un proyecto empresarial para la compañía.

El mercado dictaminará si el precio sugerido es correcto y también las correcciones que pueden ser necesarias para contar con el beneplácito de los inversores y del consejo de la compañía. Por el momento, estamos ante el anuncio impecable de lo que puede ser una operación de mercado formulada en términos estrictamente de mercado. Y tal circunstancia, insólita en el país donde se vive una OPA de 18 meses de condena, es muy de agradecer.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS