La promotora del alcalde de Salceda de Caselas construye obras ilegales

Las denuncias vecinales tienen el efecto paradójico de acelerar las construcciones

Viviendas Caselas, SL, promotora de la que es accionista el alcalde de Salceda de Caselas, José Manuel Fernández Rodríguez, Chicho, realiza obras ilegales en el municipio por exceso de alturas, vuelos y aprovechamientos bajo cubierta, más una invasión directa de la vía pública sin respetar las alineaciones. Las denuncias, en lugar de paralizar las obras, las aceleran. Es uno de los efectos paradójicos de la doble condición de alcalde y promotor que reúne Chicho, quien confía en renovar su mayoría absoluta en el ayuntamiento después de 31 años de regidor.

La denuncia por infracción urbanística en el edificio que se construye en la calle Rosalía de Castro para 32 viviendas fue presentada el pasado 5 de diciembre por un vecino, Ángel Vaqueiro Fandiño, contra la promotora y propietaria, Viviendas Caselas; contra las constructoras Excavaciones Ponteareas y Conran, y contra el técnico que redactó el proyecto, Rafael Fernández Vale.

El alcalde, Fernández Rodríguez Chicho, tomó nota de la denuncia, dio cuenta a sus socios en la promotora y decidió cumplir la ley. Pero sólo en lo de darse tiempo para tramitar la denuncia. El denunciante, Ángel Vaqueiro, volvía al ayuntamiento el 20 de enero para señalar que, lejos de paralizarlas, la denuncia había sido espuela para los constructores del edificio: más máquinas y operarios estaban dando un ritmo a la construcción que competía con las imágenes a cámara loca.

Hasta el 2 de marzo no tuvo sobre la mesa el informe del técnico municipal que confirmaba que las obras de Rosalía de Castro no se ajustaban a las condiciones de la licencia. El alcalde ya lo sabía, obviamente. Esperó al último minuto que le permite la ley para no incurrir en delito y el 5 de marzo, a los tres meses exactos, firmó la resolución para "suspender inmediatamente las obras que realiza Viviendas Caselas, SL". Daba un plazo de 24 horas para retirar todos los materiales y decidía "incoar el correspondiente expediente de reposición de la legalidad a Viviendas Caselas".

Asesores contrastados

Contundente, sin duda. Aunque la misma resolución indicaba al denunciado que podía "aducir alegaciones y adjuntar documentos u otros elementos de juicio". Tal vez fueran muchos, las alegaciones y documentos, y al alcalde no le dio tiempo a examinarlos. Las obras de ese edificio, pese a los aceleres precedentes, siguen aún activas. "Confiarán en que si consiguen llegar a dar las licencias de ocupación, ya nadie va a ejecutar después los derribos que supondría restablecer la legalidad urbanística", barrunta Vaqueiro.

La normativa urbanística local ha sido cambiada con los únicos votos, aunque suficientes, del grupo popular y no se ajusta a la legislación vigente en Galicia. Las invasiones de viales y espacios públicos son habituales en Salceda, como los convenios urbanísticos que contravienen la ley o los estudios de detalle que la revientan, "por no hablar de alturas o sótanos con volúmenes prohibidos", añade el denunciante.

El alcalde Chicho, sin embargo, ha demostrado que sabe bandearse con los códigos y su aplicación. Ha sorteado acusaciones de prevaricación, tráfico de influencias y otras de más enjundia judicial.

Hace diez años, por ejemplo, logró evitar su inhabilitación como alcalde en el Tribunal Supremo al cargar un delito de usurpación de terrenos sobre su persona y no sobre el cargo, pese a ser máquinas municipales las que consumaron la usurpación en una obra pública; más recientemente convenció a un juzgado de Tui de que un aguacero con riada se había llevado por delante todo rastro de un campo de fútbol pagado con fondos europeos, aunque, según otros testimonios fehacientes, el campo nunca llegó a construirse. Ahora cuenta además con el asesoramiento de Juan Colón Garrido, abogado perejil por su facilidad para estar en todas las salsas.

Juan Colón es asesor jurídico municipal en Salceda de Caselas con dieta mensual fija y, a su vez, actúa como letrado de no menos de media docena de promotoras y constructoras que trabajan en la villa, incluida, naturalmente, Viviendas Caselas. También desempeña una función análoga de asesor en los ayuntamientos de Salvaterra y Baiona. En Mos actúa contra el Ayuntamiento defendiendo los intereses del concejal Angel Sío y de José Luis Álvarez Ríos, promotores ambos de ejecuciones urbanísticas de efectos atroces en el municipio.

Chicho también tiene contratado como técnico municipal, para realizar informes relacionados con el urbanismo, a Manuel Novás Medín, inhabilitado en Porriño tras ser condenado en los tribunales por negocios prohibidos a funcionarios. Antes Chicho pagaba más a la familia: los cursos de carpintería los daba su cuñado; los de peluquería, su hermana en un local alquilado a su mujer.

Chicho renueva y reta "en positivo"

El viernes de la semana pasada, el alcalde José María Fernández Rodríguez Chicho, fue visto por la noche, solo, arrancando carteles electorales del BNG. En las anteriores campañas lo hizo a primeras horas de la mañana y acompañado de su mujer. Los vecinos le disculpan esos gestos de arrebato porque no responden a su talante más común, humilde y afable con todos, incluso con la oposición, que se lo reconoce pero para tacharle de "cínico redomado".

Por saber escuchar a los vecinos ha conseguido mantenerse durante 31 años al frente de la alcaldía. Fue en su momento el alcalde más joven de la democracia española y, en condición de tal, fue recibido en audiencia por los Reyes de España, aunque ni siquiera había sido elegido. Hijo del practicante municipal, entró en el ayuntamiento como concejal en 1972. En 1976 consiguió la alcaldía sin necesidad de elecciones: fue el único candidato al cargo. En 1979 arrasó como independiente y luego en las siguientes consultas, como candidato sucesivo de Alianza Popular y del Partido Popular.

En 1995 aportó un millón de pesetas para compartir el capital de la promotora Viviendas Caselas, SL, con otros tres socios. Hasta esa fecha los permisos de obra estaban congelados en el municipio; a partir de ahí, se dispararon.

A las próximas elecciones de mayo, Chicho se presenta con una lista totalmente renovada, en la que sólo repite el que ha sido su concejal de Urbanismo, Manuel Barros, de oficio albañil y también con promotora propia, Promociones Siglo XXI; va de número seis de la lista y, por si acaso, prepara unas oposiciones para quedarse en el ayuntamiento como personal auxiliar.

La candidatura del PP, con el eslogan Salceda en positivo, fue presentada el domingo pasado, con el apoyo de Ana Pastor y el presidente de la Diputación Provincial, Rafael Louzán. Ya en 1979 Chicho había prometido dotar al municipio de red de abastecimiento de agua; ahora promete acabarla en el próximo mandato. Ana Pastor le reconoció como "alcalde honrado y eficaz". Mariano Rajoy, su gran valedor y amigo, no pudo asistir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de marzo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50