Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La siniestralidad baja a la mitad en las obras de VPO

La siniestralidad laboral en las obras de construcción de casi 5.600 pisos protegidos promovidas por el Gobierno se ha reducido a la mitad tras aplicarse un convenio entre el Departamento de Vivienda y los sindicatos UGT y CC OO del País Vasco. En el último año hubo 72 accidentes en los inmuebles impulsados por la consejería, de los que sólo uno fue mortal.

El consejero de Vivienda, Javier Madrazo, destacó ayer en Bilbao los "frutos" del convenio firmado hace dos años para mejorar las condiciones laborales en la construcción de viviendas públicas. Dicho acuerdo establecía como exigencia que la contrata principal asuma la mayor parte de la obra y eliminar así las sucesivas cadenas de subcontratación, además de garantizar una formación preventiva a los trabajadores.

En el último año, según aseguró Madrazo, se ha actuado sobre 5.586 viviendas de protección y el seguimiento específico de la seguridad se ha realizado en las obras de 172 edificios, lo que se ha traducido en la vigilancia de la labor de 1.263 trabajadores. El consejero dijo que en el primer año del convenio la siniestralidad cayó un 44,7% respecto a la media del sector de la construcción; en el segundo año, la disminución fue del 38%. "La probabilidad de que un trabajador se accidente en una obra promovida por el Gobierno vasco es tres veces menor", subrayó, antes de recordar que los costes económicos provocados por los accidentes laborales rondaron los 75 millones de euros en 2005.

En las obras de inmuebles de promoción pública, hubo 72 accidentes en el último año: 70 fueron leves, uno grave y otro mortal. "Si se ponen medios y existe voluntad política de luchar de verdad contra la siniestralidad laboral, se obtienen resultados", recalcó Madrazo. A su juicio, este tipo de convenios es un referente para el sector privado.

Aseguró el consejero que se ha constatado el cumplimiento de los diferentes convenios en el 98% de los casos y se han descubierto 37 situaciones de irregularidades con trabajadores extranjeros, un colectivo numeroso en la construcción. El seguimiento de esta iniciativa ha corrido a cargo de cuatro responsables de Seguridad y Salud, que han realizado 1.398 visitas a obras.

El secretario general de CC OO Josu Onaindi, quien participó en la rueda de prensa de ayer en Bilbao, destacó que este convenio es un "reflejo de lo que nosotros defendemos como fórmula de diálogo social". Esther Malpartida, responsable del UGT, valoró que los resultados obtenidos confirman que es un "método idóneo para frenar la alta siniestralidad que existe en el sector de la construcción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de marzo de 2007