Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad debate nuevas sanciones contra Teherán

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró ayer una primera ronda de negociaciones para perfilar el proyecto de resolución por el que se incrementarán las sanciones contra Irán para que abandone su polémico plan atómico. El texto fue pactado la semana pasada por las cinco potencias con poder de veto. Pero los países en vías de desarrollo quieren que quede claro en el texto su derecho a dotarse de la tecnología para producir energía a través de fuentes nucleares y quieren dar tiempo a la negociación.

El objetivo de la resolución, la tercera que va a adoptarse en el marco del contencioso iraní, es conseguir que Teherán suspenda de inmediato su plan atómico y se siente a negociar con la comunidad internacional para disipar cualquier duda sobre las intenciones de su programa nuclear.

Pero la delegación surafricana, que preside este mes los trabajos del Consejo de Seguridad, propone ahora -a lo que se suman Qatar e Indonesia- que se suspendan durante 90 días la aplicación de las sanciones de la ONU, para dar tiempo a las discusiones técnicas en el marco del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y políticas a fin de "lograr una solución pacífica y negociada al contencioso". Además, quiere resaltar el derecho de Irán y de otros países en desarrollo a dotarse de la tecnología para generar energía atómica.

El representante francés ante las Naciones Unidas, Jean-Marc de la Sablière, dijo que los patrocinadores de la resolución -EE UU, Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania- están "abiertos" a cualquier cambio que se quiera introducir al texto, siempre que permitan incrementar la presión sobre Irán y preserven la unidad de acción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007