Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reparto de tiempo entre los dos favoritos

Nunca la televisión estatal rusa había sido tan ecuánime en el reparto de sus atenciones entre dos políticos como lo está siendo con Serguéi Ivanov y Dmitri Medvédev, los dos personajes lanzados por el Kremlin al maratón presidencial, que concluye en marzo de 2008. En Rusia un año es mucho tiempo, y no hay que descartar interferencias e imprevistos en la carrera de estos dos petersburgueses que, al igual que Vladímir Yakunin, el jefe de los ferrocarriles, tienen una larga y estrecha relación con el jefe del Estado.

Medvédev e Ivanov ocupan posiciones iguales tanto como primeros vicejefes de Gobierno como en los noticiarios televisivos. Si Ivanov aparece en el telediario departiendo con los responsables de la industria de Defensa o visitando una fábrica, puede esperarse que poco después -con el mismo formato y el mismo tiempo- aparezca Dmitri Medvédev ocupándose de la sanidad o de alguno de los otros llamados "proyectos nacionales" (vivienda, educación y agricultura) que le han sido encomendados.

El perfil de Yakunin es relevante, ya que acompaña a Putin en muchos de sus viajes, pero es más discreto que el de los dos corredores en cabeza.

Por su estilo y su formación, Ivanov, de 54 años, y Medvédev, de 41, son diferentes. Ivanov fue espía como Putin y como primer vicejefe de Gobierno responsable de la industria militar, un cargo que ha estrenado este año, se ocupa del transporte, la ciencia y el comercio, entre otras cosas.

Medvédev, por su parte, pertenece a la categoría de los juristas dentro del grupo de los petersburgueses que rodean a Putin. Es presidente de la junta directiva de Gazprom, el monopolio del gas ruso, dio clases en la Universidad de San Petersburgo de 1990 a 1995, fue consejero del alcalde Anatoli Sobchak y experto en el comité de Relaciones Exteriores que Putin dirigía en la alcaldía de la segunda ciudad de Rusia.

Según encuestas del centro sociológico de Yuri Levada, Ivanov aventaja en popularidad a Medvédev.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007