Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de personas exigen que el 'trío de las Azores' pida perdón por la guerra de Irak

El lema de 'no a la guerra' volvió a resonar en las principales ciudades españolas

"Aquí y allí, paz". Ése fue el mensaje más repetido en la manifestación de ayer de Madrid, que congregó a decenas de miles de personas para protestar por la invasión de Irak, de la que se cumplen cuatro años. La marcha concluyó con la exigencia al trío de las Azores -Bush, Blair y Aznar- de que pida perdón a las víctimas de la ocupación. Terminado el acto, numerosas personas depositaron flores en el monumento de Atocha por las víctimas del 11-M. "Porque los que murieron hace tres años en Madrid siguen muriendo cada día mientras no acabe la guerra de Irak".

MÁS INFORMACIÓN

Cuatro años y más de 600.000 muertos después de que se iniciase la ocupación de Irak, decenas de miles de personas volvieron a salir a las calles de las principales ciudades de España para repetir un mensaje: No a la guerra. En la marcha de Madrid, convocada por el Foro Social y respaldada por un centenar de organizaciones sociales, se pudieron leer muchas pancartas que pedían la retirada de las tropas españolas también de Afganistán. A diferencia de otras concentraciones, ni la Delegación del Gobierno ni la Comunidad de Madrid facilitaron cifras de asistencia. Los organizadores hablaban de 400.000 personas.

Unas 30 personas ataviadas con camisetas naranjas emulando a los presos de Guantánamo, encabezaban la marcha con una pancarta con el lema Por la paz, no a la guerra. Unos metros por detrás se situaban los políticos, entre ellos el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares; el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo; el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas. También se sumó gente del mundo de la cultura como el director de cine Pedro Almodóvar.

Los asistentes, gran parte de ellos gente joven, volvió a sacar las mismas pancartas de hace cuatro años porque, como decían algunos, "desgraciadamente siguen teniendo sentido". Así, se leyeron mensajes como No más sangre por petróleo o Bush asesino. Aunque los organizadores habían dicho que no se trataba de una marcha contra el PP, sí es cierto que se pudieron ver y escuchar consignas en su contra, "porque al fin y al cabo ellos son culpables de esta barbarie", comentaba algún manifestante. En el recorrido, entre la Plaza de Cibeles y Atocha, se veían muchas banderas republicanas y carteles en los que se leía "Irak y Madrid", junto a un lazo negro y de fondo la bandera de España.

Por motivos personales, el premio Nobel José Saramago no acudió finalmente a la protesta. En su lugar, intervinieron tres mujeres. Olga Rodríguez, corresponsal de la cadena SER en Bagdad durante la guerra, brindó un emotivo homenaje al periodista José Couso. La directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, habló sobre las devastadoras consecuencias que tienen las guerras en la cultura. Pilar del Río, mujer de Saramago, fue la encargada de leer un emotivo manifiesto en el que exigía al trío de las Azores -Bush, Blair y Aznar- que pida perdón a las víctimas "y que se vayan". A continuación, de forma espontánea, decenas de personas se dirigieron al Monumento por las Víctimas del Terrorismo y depositaron 500 flores.

Unas 8.000 personas -15.000 según los organizadores y 10.000 según la Guardia Urbana- se manifestaron ayer en Barcelona. La manifestación, informa Ferran Sales, estaba encabezada por una enorme pancarta en la que se podía leer Fuera todas las tropas. No a la ocupación de Irak y Palestina. En medio de la marcha se podía leer otra con el lema No al Guantánamo global. El escritor y abogado Josep Maria Loperena leyó un manifiesto en el que se exigió al Gobierno español que retire las fuerzas de Afganistán. A la marcha acudieron representantes de Esquerra Republicana de Catalunya e ICV-EUiA. En Tarragona, unas 50 personas acudieron a la convocatoria internacional contra la decisión de invadir Irak. Cerca de 800 personas se manifestaron ayer en Cádiz, Granada y Sevilla en contra de la guerra de Irak. La concentración sevillana reunió a 500 personas. En cada una de las concentraciones de Cádiz y Granada se reunieron unas 150 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 2007