Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tripartito se alía con el PP para impedir cuotas de inmigrantes en los colegios

La escuela pública acoge en la actualidad al 68% de los alumnos llegados del extranjero

El tratamiento que la inmigración debe tener en el sistema educativo dividió ayer al Parlamento. El tripartito y el PP se aliaron para derrotar una propuesta transaccionada entre el PSE y Aralar en la que se solicitaba al Departamento de Educación que estableciese cuotas en los colegios públicos y concertados para distribuir a los inmigrantes. El objetivo de la iniciativa socialista y de Aralar es que se repartieran de una manera más equitativa los alumnos extranjeros entre las redes pública y privada y no como ocurre ahora: la escuela pública recoge al 68% de este alumnado.

Esta desigualdad motiva que algunos colegios se hayan convertido en guetos, de los que salen los alumnos autóctonos y sólo quedan los inmigrantes. Tripartito y PP consideran que la iniciativa socialista no es "la receta" adecuada para facilitar la acogida e integración de los extranjeros en el sistema de enseñanza e instaron al Departamento de Educación a presentar en el Parlamento antes de que concluya el actual periodo de sesiones (a finales de junio) un plan global con medidas de integración. EHAK aplaudió la iniciativa socialista, pero se abstuvo al entender que es necesario un debate más en profundidad.

Todos los partidos coincidieron en que la forma de abordar la inmigración supone uno de los retos más importantes a los que tendrá que hacer frente el sistema educativo. Euskadi no es una de las comunidades más afectadas por este fenómeno, aunque en el último curso ha crecido un 20% la presencia de extranjeros en las aulas. En la actualidad, un 4,27% del total de alumnos escolarizados procede del extranjero, porcentaje que queda muy lejos del que se registra en otras comunidades, como Cataluña, Madrid o Andalucía. Sin embargo, la presencia de la inmigración ya se ha dejado notar, especialmente en la red pública. Un total de 56 centros tienen más de un 20% de inmigrantes entre su alumnado y la mayor parte de ellos pertenecen a la red pública. El problema es que algunos se han transformado en guetos debido a que también acogen a alumnado autóctono con condiciones socioeconómicas muy desfavorables.

El debate partió del PSE, que presentó una proposición no de ley que recogía las principales conclusiones de una jornada que convocó hace unos meses en Bilbao con representantes de la escuela pública y privada. Además de reclamar el establecimiento de cuotas, la propuesta planteaba que el número de inmigrantes en cada centro sea inferior al 20% "a fin de evitar guetos"; dotar de más recursos a los centros que excepcionalmente superen ese porcentaje y potenciar la formación del profesorado. Los socialistas transaccionaron su iniciativa con Aralar.

"Riesgo y oportunidad"

La parlamentaria y portavoz del PSE en cuestiones educativas, Isabel Celaá, advirtió de que los inmigrantes suponen "un riesgo y una oportunidad" para el sistema educativo y por eso deben repartirse de una forma equilibrada entre los colegios privados y los públicos. "Educación no cree en el reparto por redes. El equilibrio requiere un esfuerzo adicional de todos y el Gobierno está abdicando de su responsabilidad. Mientras unos centros públicos se saturan y no pueden cumplir con su función, otros, los privados, siguen igual", enfatizó.

De esta forma, Celaá resaltó la idea de que la concentración de inmigrantes en pocos colegios no es síntoma de integración, sino de "desintegración". "

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2007