Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno deberá elaborar este año un informe sobre la prostitución

El Parlamento instó ayer al Gobierno a elaborar antes de que finalice este año un informe sobre la situación de la prostitución en Euskadi. El estudio, que deberá recoger la actividad que se ejerce en los locales que ofrecen espectáculos o venta de servicios sexuales, tiene que ser el paso previo para un debate a fondo que obligue a las instituciones a replantearse su política de intervención en este campo y a regular esa actividad.

La iniciativa, una enmienda transaccionada entre todos los grupos, salvo EHAK, que se abstuvo, emplaza al Ejecutivo a presentar este año ese informe en la Cámara. La enmienda partió de una proposición no de ley presentada por la socialista Gemma Zabaleta, quien recordó que el perfil de las personas que ejercen la prostitución se corresponde mayoritariamente con mujeres inmigrantes. Ello ha supuesto el aumento de la actividad ilegal, por lo que apremió a conocer cuanto antes las demandas de salud, asesoramiento o reconocimiento laboral de este colectivo.

La peneuvista Gemma González de Txabarri recalcó que la prostitución de las mujeres pobres que vienen del Tercer Mundo se ha convertido en un "negocio inmenso al que nadie le mete mano". Arantza Quiroga, del PP, defendió la necesidad del estudio, al igual que Ane Auzmendi, de EHAK, porque el anterior informe sobre esta materia elaborado por Emakunde no ha tenido continuación.

Sin regulación

Euskadi no cuenta en la actualidad con ningún tipo de regulación de esta actividad, a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades. Cataluña,por ejemplo, ha legislado sobre el funcionamiento de los locales que se dedican a la prostitución y ha prohibido ejercer esta actividad en la calle. Otros seis parlamentos autonómicos han creado ponencias que están debatiendo sobre esta cuestión.

No se trata de abrir un debate moral al respecto, sino de conocer la realidad, según los socialistas. En estos momentos, existen dos grandes propuestas en Europa para regular la prostitución. Por una parte, está el modelo holandés, donde todo se encuentra organizado, tanto en lo referente a la sanidad como a las condiciones económicas (quienes ejercen la prostitución figuran en el régimen de autónomos). Por otro lado, se encuentra el modelo de los países nórdicos, donde se persigue al consumidor de sexo.

Emakunde ya elaboró en el año 2002 un informe, que reflejó que siete de cada diez encuestados se pronunciaban a favor de la legalización de las prostitutas que realizan su trabajo en pisos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2007