Funcionarios locales acampan en el Obelisco de A Coruña

Los empleados municipales llevan un año de conflicto laboral

El conflicto que desde hace más de un año enfrenta al gobierno local de A Coruña y parte de la plantilla del Ayuntamiento, representada por CSI-CSIF, Comisiones Obreras y CIG, ha dado una vuelta de tuerca con el campamento de funcionarios y contratados municipales, desde la noche del lunes, ante el céntrico Obelisco de los Cantones. El diálogo está roto y no se vislumbra solución ante las enconadas posiciones.

En la madrugada de ayer, por orden de la Subdelegación del Gobierno, la policía nacional retiró a la fuerza las tiendas de campaña a los concentrados. Pero los funcionarios, en su mayoría policías locales y bomberos, continúan a la intemperie con su protesta. Y están decididos a mantener la acampada, por turnos para no desatender sus trabajos, hasta las elecciones de mayo.

"No somos cuatro detrás de una pancarta", se indigna el presidente de la Junta de Personal, Manuel Aceña. Su sindicato, CSIF, es mayoritario y, junto a CCOO y CIG, suman 13 de los 21 representantes laborales. Su campaña por una valoración "justa" de los puestos de trabajo es, dicen, la de más de 400 de los 1.200 funcionarios locales. Y a su reivindicación de que se elimine "el mileurismo" -250 empleados cobra menos de 1.000 euros al mes- y que se valoren en su justa medida los puestos de trabajo, sobre todo los del escalafón más bajo, se añaden los 90 expedientes a bomberos y agentes abiertos por el gobierno del socialista Javier Losada, en la mayoría de los casos por las sonoras protestas, en actos públicos del alcalde, que empezaron el 1 de febrero de 2006.

Las pitadas que protagonizaron un mes más tarde los funcionarios, en la despedida del ex alcalde Francisco Vázquez, originaron la primera tanda de expedientes. En abril del pasado año, el gobierno local llegó a un acuerdo sobre incrementos salariales que sólo suscribió UGT (seis miembros en la Junta de Personal). Los demás sindicatos siguieron con las protestas y, desde entonces, el diálogo es inexistente. Ni siquiera logran respuesta de la Alcaldía a sus propuestas. La última data sólo de hace unos días y hubiera dado "por finiquitado" el conflicto, afirma Aceña.

Ayer, frente al Obelisco, tras la carga policial nocturna pero "moderada", destacan los funcionarios, montaron un campamento, con grandes pancartas atadas a las farolas, en el que se dividen en turnos de unas 40 personas. El Ayuntamiento se limitó a poner vigilancia policial y pedir que se mantenga la zona adecentada. Las declaraciones de la víspera del alcalde, asegurando que se trata de una "pequeña" minoría de funcionarios y que hubo aumentos salariales suficientes en el último año, echaron más leña al fuego. La carga policial, también, ya que la orden partió de la subdelegada del Gobierno, Obdulia Taboadela, que concurrirá a las elecciones en la candidatura de Losada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de marzo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50