Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las notas del CNI sobre vuelos de la CIA enviadas al juez están llenas de tachaduras

El servicio secreto dice que "no se ha podido determinar la finalidad real" de las escalas

Los informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sobre los vuelos de la CIA que el Gobierno ha enviado al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno no aportan ningún dato relevante a la investigación. Al menos, la parte que resulta legible, ya que párrafos enteros han sido borrados y los que restan están plagados de tachaduras. En una "nota interior" del servicio secreto español fechada el 28 de marzo de 2005 se asegura que no hay datos "que supongan vinculación directa de los aviones con organismos oficiales de EE UU" -es decir, con la agencia de espionaje norteamericana- y que "no se ha podido determinar la finalidad real de dichos vuelos".

El Consejo de Ministros decidió, el pasado 9 de febrero, desclasificar los informes del CNI solicitados por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, quien investiga las escalas en España de aviones fletados por la CIA para trasladar ilegalmente a sospechosos de terrorismo.

Sin embargo, se trató de una desclasificación parcial, pues los documentos remitidos a la Audiencia Nacional -cinco notas internas fechadas entre marzo de 2005 y junio de 2006 y un informe redactado ex profeso- están llenos de tachaduras y borrones. La parte censurada supone casi la cuarta parte de algunos textos.

La referencia oficial del Consejo de Ministros ya advertía de que la desclasificación se llevaría a cabo "con la salvaguarda de cuantas informaciones o datos pudieran conducir al conocimiento de las actividades, medios, procedimientos y fuentes de información del CNI".

Sin embargo, el censor parece haberse excedido, pues no sólo se ha eliminado el encabezamiento y la firma de las notas, que podrían revelar quién las elaboró y a quién iban dirigidas, sino también los nombres de los hoteles en los que se alojaron los presuntos agentes de la CIA o de las empresas que hicieron el avituallamiento y limpieza de los aviones. Afortunadamente, estos datos figuran en los informes de la Guardia Civil incluidos en el sumario, por lo que el juez dispone de ellos para su investigación.

A continuación, se resume el contenido de los informes:

- Nota Interior 28.III.2005. El CNI confirma la información publicada por el Diario de Mallorca el 14 de marzo de 2005, según la cual el aeropuerto de Son San Joan fue utilizado al menos en siete ocasiones por un B-737 y un Gulfstream supuestamente fletados por la agencia de inteligencia de EE UU. No obstante, todas las apreciaciones que incluye son exculpatorias para la CIA. "El personal de mantenimiento y limpieza no observa nada anormal en el interior de los aviones que pudiera confirmar el traslado en ellos de personas detenidas", explica el informe, tras destacar que "no se hizo uso de la base militar" contigua al aeropuerto civil. "No hay datos", agrega, "que supongan vinculación directa de los aviones con organismos oficiales de Estados Unidos". También señala que "no hay antecedentes en el Centro de los integrantes de la tripulación de los aviones"; es decir, que los nombres de las personas que iban a bordo no resultan conocidos para el servicio secreto español, como sucedería si se tratara de agentes de la CIA acreditados en España. "No se ha podido determinar la finalidad real de dichos vuelos", concluye.

- Nota interior 14.IV.2005. Enumera cinco escalas en el aeropuerto Reina Sofía (Santa Cruz de Tenerife) y dos en Los Rodeos (Tenerife Norte) que ya habían sido difundidas por el diario La Opinión de Tenerife. "Todas ellas", subraya, "fueron de avituallamiento y el servicio de handling fue prestado por una empresa cuyos empleados en ningún caso accedieron al interior de las aeronaves". Explica que las matrículas N-85VM y N-227SV corresponden a un avión Gulfstream IV registrado a nombre del propietario del equipo Red Sox de Boston (EE UU), mientras que la N-8068V y la N-379P corresponden a un Gulfstream V a nombre de la sociedad Bayard Foreing Marketing de Portland (EE UU). La nota concluye haciendo constar lo siguiente: "El diputado de Coalición Canaria Luis Mardones dice el 11.IV.05 en Cadena SER de Tenerife que las escalas de los vuelos fueron realizadas con conocimiento y colaboración del CNI".

- Nota interior 14.IV.2005. Continuación de la nota anterior. Se trata de un cuadro sobre los siete vuelos citados con indicación de su aeropuerto de origen y destino.

- Nota interior 22.XII.2005. Recoge la misma información de las dos notas anteriores, pero redactada en vez de presentada en cuadro.

- Nota interior 27.VI.2006. Incluye una recopilación de las escalas en Palma de Mallorca elaborada seis días antes de la comparecencia a puerta cerrada, ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso, del director del CNI, Alberto Saiz. Incluye cinco escalas del B-737 (con las matrículas N-313P y N-4476S), tres del Gulfstream IV (N-85VM) y dos del Gulfstream V (N-8068V).

- Informe sobre secuestrados. Es un documento elaborado por el CNI, a petición del juez Ismael Moreno, sobre personas presuntamente secuestradas por la CIA: Khaled el Mashri, Ahmed Agiza, Mohamed Al Zary, Bisher Al Rawi, Mohamed Zammar, Maher Arar, Yamil El-Banna y Abu Omar. El documento comienza advirtiendo del riesgo de que se produzca alguna confusión en las identidades, debido a la similitud de los nombres árabes. Reproduce para cada uno de ellos la referencia que sobre su caso figura en el informe del Consejo de Europa de 12 de junio de 2006 sobre los vuelos de la CIA y cita el avión en el que supuestamente habría sido trasladado. Invariablemente concluye con la misma coletilla: "No se dispone de información sobre la utilización de aeropuertos españoles por este avión en la fecha indicada".

Sólo en algún caso concreto el informe del CNI aporta algo más. Por ejemplo, de El Masri -ciudadano alemán que declaró como testigo en la Audiencia Nacional en octubre pasado- dice que, en noviembre de 1997, solicitó visado para viajar a España por motivos de negocios. No aclara si él lo hizo, aunque sí un hermano suyo en varias ocasiones. "No se dispone de información", agrega el documento, "que confirme su presencia en el vuelo del Boeing 737, N-313P, que llegó a Palma procedente de Argel el 22.I.04 y salió de allí rumbo a Skopje (Macedonia) el 23.I.04". Esta afirmación supone un capote del servicio secreto español a sus homólogos de la CIA, ya que todos los indicios apuntan a que el avión que hizo escala en Mallorca es el mismo que llevó a El Masri, ya secuestrado, a Kabul.

De Agiza explica que está "incluido en la lista de terroristas más peligrosos y [es] responsable de la organización egipcia Talaa Al Fatah Al Islami"; de Al Rawi, que está "vinculado a islamistas radicales"; de Arar, que es un "presunto terrorista canadiense" y tiene conexiones con el grupo radical Hermanos Musulmanes; y de El-Banna, que está preso en el campo de concentración Guantánamo y el juez Baltasar Garzón pidió su extradición, "acusado de pertenecer a Al Qaeda".

El acceso a los informes del CNI, aunque con tachaduras y borrones, confirma lo que ya se sospechaba: que no aportan nada a la investigación sobre los vuelos secretos de la CIA. Fue el fiscal quien tuvo la iniciativa de pedir su desclasificación, al tiempo que se oponía a la principal demanda de las acusaciones populares: que se citara como imputados a los 13 agentes de la CIA supuestamente implicados en el secuestro de El Masri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de marzo de 2007