Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doscientas labriegas gallegas exigen derechos laborales

La mayor parte de las 34.800 mujeres que trabajan en el campo en Galicia carecen de derechos laborales pese a cotizar a la Seguridad Social. Doscientas labregas llegadas de todas las comarcas de Galicia se manifestaron ayer en Santiago para reclamar que las explotaciones agrarias estén a nombre del hombre y de la mujer y puedan recibir, por ejemplo, parte de los beneficios económicos que genera su trabajo.

"Queremos denunciar este modelo patriarcal y machista que hace que 34.800 mujeres en Galicia tengamos la consideración de ayuda familiar", explicó Isabel Vilalba durante la lectura del manifiesto en la protesta convocada por el Sindicato Labrego Galego. "Nosotras dedicamos toda nuestra jornada a trabajar en la explotación, invertimos todo nuestro dinero en ella y estamos al frente de los créditos en condiciones de igualdad con nuestros compañeros".

Pese a esta implicación en el trabajo agrícola, la gran mayoría de las labriegas no son titulares de las explotaciones con sus parejas, una situación que les provoca muchos problemas. Al no constar como propietarias no tienen derechos administrativos sobre las cuotas lácteas ni sobre la plantación de viñedos y no pueden solicitar ningún tipo de subvención porque no hay constancia de su profesión. No reciben ingresos propios pese a trabajar como los hombres y, si se separan, se quedan sin nada. "Hay mujeres que tienen que soportar problemas de convivencia e incluso situaciones de violencia porque no tienen una salida económica clara", señala el sindicato organizador de la concentración en la compostelana plaza de O Toural.

Primeros avances legales

Según la central sindical, las campesinas gallegas están en un estado de "invisibilidad total" que las excluye incluso de las estadísticas y estudios sobre el sector. Sin embargo, empiezan a producirse algunos avances legales que podrían acabar con esta situación. El anteproyecto de Ley de Igualdad que tramita el Gobierno central recoge en su artículo 30 la necesidad de que se implante la titularidad compartida de las explotaciones agrarias.

La protesta de ayer se produce dentro de un encuentro que celebrarán hasta mañana las labriegas en el hotel Congreso de Montouto (Teo) para debatir propuestas para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres. "Con nuestros debates este fin de semana intentaremos hacer realidad ese sueño de poder trabajar en nuestras explotaciones en pie de igualdad con nuestras parejas, con las mismas obligaciones pero también con los mismos derechos", afirmó Isabel Vilalba ante las manifestantes.

El Sindicato Labrego Galego tomará además este fin de semana en Santiago una "decisión histórica": las afiliadas propondrán una reforma de los estatutos para imponer la paridad de sexos en todos los cuadros directivos y órganos de la central.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007