Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña pone el nombre de mujeres célebres a 22 árboles

El parque de San Diego, en A Coruña, cuenta en su seno desde ayer con 22 árboles bautizados con los nombres de otras tantas mujeres que a lo largo de la historia destacaron por su lucha por la igualdad entre sexos y la defensa de los derechos femeninos. Es una iniciativa del Ayuntamiento con motivo de la reciente celebración del Día Internacional de la Mujer.

Encinas, lagunarias así como cerezos, plantados ayer por vecinos y el alcalde coruñés, Javier Losada, bajo la supervisión de jardineros municipales, llevan el nombre de mujeres de todas las épocas y lugares del mundo, desde la científica más celebre de la antigüedad, Hipatía de Alejandría (nacida en el año 370) hasta la joven camboyana Somaly Mam, que impulsó una campaña para rescatar a sus contemporáneas de la prostitución.

Seis coruñesas y dos orensanas integran el elenco de las gallegas, todas ya fallecidas, que fueron incluidas en este peculiar homenaje. La primera corresponsal de guerra gallega Sofía Casanova (A Coruña, 1861), la primera licenciada en Medicina en Galicia Olimpia Valencia (Baltar, 1898) o la primera mujer que ingresó en la Real Academia Galega Francisca Herrera (A Coruña 1869) dan nombre a algunos de los árboles plantados ayer en el parque San Diego. En el mundo de las artes y de la literatura, se homenajea con un árbol a las coruñesas María Casares (1922), destacada actriz exiliada en Francia; la periodista Felicia Auber (1821) conocida por su defensa de la educación de las mujeres y su igualdad intelectual con los hombres; la pedagoga María Barbeito (1880); y la escritora Eulalia de Liáns (1917).

La fundadora de las Misioneras de la Caridad de India, Teresa de Calcuta, la escritora francesa, icono del existencialismo y de la lucha femenina del siglo XX Simone de Beauvoir, la mayor defensora del voto femenino en España Clara Campoamor, así como la filósofa malagueña María Zambrano, o la británica Marie Stopes que abrió en Londres, en 1921, la primera clínica de control de la natalidad también prestan su nombre a un árbol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2007