Zapatero reitera que no enviará más soldados a Afganistán

Los militares españoles han pedido más efectivos por el alto riesgo

"No contemplo enviar más soldados a Afganistán". El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, volvió a descartar ayer, con estas palabras, que el contingente español desplazado a la región afgana de Herat vaya a crecer, como piden los mandos militares, por encima de los aproximadamente 700 efectivos que hoy tiene asignados.

"Para nada", fue la respuesta que Rodríguez Zapatero le dio al primer ministro italiano, Romano Prodi, cuando le preguntó si aumentaría el destacamento, en un pasillo del Consejo Europeo celebrado ayer en Bruselas. Prodi, que hace dos semanas perdió temporalmente el Gobierno porque el Parlamento le negó la financiación que necesita para mantener su misión afgana, se mostró ayer ante la prensa algo perplejo por la contundencia de su colega español. Estados Unidos y el Reino Unido han pedido insistentemente en la OTAN que los países comprometidos en Afganistán aporten más tropas, dado que la situación se deteriora.

Zapatero se ha mostrado tajante en este asunto, desde que se debatió por primera vez en la cumbre celebrada en Riga el pasado noviembre. Alegó que el contingente actual es suficiente y adecuado para atender a las tareas de reconstrucción y estabilización que tiene comprometidas, sin que sea voluntad del Gobierno dar el más mínimo paso hacia las misiones antiterroristas que realizan estadounidenses y británicos con otros aliados. Por mantener esa promesa, ni siquiera aceptó enviar a Kabul el personal de Estado Mayor necesario para que España asumiera el mando central de la misión aliada en Herat.

Los propios militares españoles vienen pidiendo, sin embargo, más efectivos desde el pasado verano, en previsión de que el riesgo para los soldados desplazados aumente considerablemente cuando la primavera favorezca el avance de un terrorismo que ya plantea serias amenazas. El propio ministro de Defensa, José Antonio Alonso, llegó a admitir la posibilidad de un aumento de las tropas.

Estas peticiones se han hecho más insistentes tras la muerte de una soldado en un atentado perpetrado el mes pasado contra una patrulla española. Pero el presidente Zapatero ha vuelto a intervenir para cortar, como hizo en el pasado, cualquier duda. Su "para nada" de ayer dirigido a Prodi, que necesita lograr cuanto antes la liberación de un periodista italiano secuestrado por los talibanes, cierra de nuevo la puerta a los que esperan que España envíe más tropas.

Zapatero insistió ayer en que España quiere que las autoridades afganas se hagan cargo cuanto antes de la seguridad de su país y dijo que el contingente español apoyará ese objetivo formando militares y policías afganos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50