El alcalde de Arteixo admite que concedió obras a sus empresas

Pose alega ante el pleno que actuó por "inercia e imprudencia"

Cuatro días después de recibir el respaldo de la plana mayor del PP gallego, el alcalde de Arteixo, Manuel Pose, entonó el 'mea culpa' al reconocer que concedió licencias municipales de obra y contratos a algunas de sus 15 empresas. "Fue un error, no estuvo bien", alegó al justificar en "la inercia y la imprudencia" el hecho de haber votado en las comisiones de gobierno a favor de contrataciones para sus sociedades.

Aunque prometió que no volverá a hacerlo, Pose se refugió en el argumento de que no hay nada ilegal en su actuación. En el transcurso de un agitado pleno municipal, salpicado de gritos del público pidiendo su dimisión o comparándolo con Julián Muñoz, el ex alcalde de Marbella encarcelado por presunta corrupción, Pose Miñones defendió con ahínco la compatibilidad de su cargo al frente del Ayuntamiento y sus actividades empresariales relacionadas con la construcción y la promoción de viviendas.

El regidor de Arteixo, con dedicación exclusiva por la que cobra de las arcas municipales un sueldo anual de 61.200 euros, admitió que cuatro de sus 15 empresas nacieron tras acceder a la Alcaldía, en 1995, y que realizaron cinco edificaciones de viviendas en el centro del pueblo. Puesto contra las cuerdas por las portavoces del PSdeG, que leyó las actas de hasta 10 comisiones de gobierno en las que Pose votó a favor de obras para alguna de sus empresas, así como del BNG, que recordó que otro edil del PP sí que se abstenía de participar en la concesión de licencias en las que tenía intereses privados, el alcalde acabó por admitir los hechos.

Renunció a hablar de fallos informáticos en la transcripción de las actas y reconoció su "error" que, en todo caso, es "legal", insistió una y otra vez. "No me di cuenta que estabamos votando una obra de una empresa mía, fue por inercia de no pararme a ver a quien correspondía la obra. Pero ahora procuraré ser prudente y cauto y no votar licencias para mis empresas", prometió Pose.

Para el dirigente del PP, cuyas actuaciones urbanísticas en estos 12 años de alcalde suscitaron la apertura en la Fiscalía de al menos cinco investigaciones, la legalidad y la transparencia de su gestión está fuera de dudas. A instancias de la oposición, la secretaria municipal leyó el artículo de la ley de procedimiento administrativo que establece la obligación de los cargos públicos de abstenerse en votaciones que afectan a sus intereses privados o empresariales.

"La ley dice que debo abstenerme", admitió Pose, "pero no es ilegal, ni nulo, ni invalida el procedimiento" el hecho de votar a favor de sus sociedades, interpretó el alcalde. Y en su defensa, Pose Miñones destacó que su grupo Alumán, dedicado a la carpintería de alumnio, así como Inversiones Arteixo SL, matriz de promotoras de viviendas, emplean "a 250 trabajadores que tienen que seguir trabajando para vivir". El alcalde no dijo ni pío sobre la posibilidad de devolver el sueldo por dedicación exclusiva, como reclamó el PSdeG.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción