Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de un barrio de Córdoba intentan bloquear un proyecto de viviendas sociales

Junta y Ayuntamiento sostienen que los opositores tienen la "intención de crear alarma"

La Junta tiene previsto levantar una promoción de 54 viviendas protegidas para alquilar en la zona del Arenal de Córdoba. Un grupo de vecinos ha creado una plataforma para oponerse al proyecto porque el "cupo de solidaridad" de su barrio ya está completo con las alrededor de 200 VPO que hay. Estas nuevas casas "traerán problemas", según José Antonio Delgado, presidente de la plataforma vecinal que se opone al proyecto. Para la Junta y el Ayuntamiento detrás de estas protestas está la "desinformación" o la "intención de crear alarma".

Los precedentes no son alentadores. La última vez que hubo protestas vecinales en Córdoba contra la construcción de viviendas protegidas destinadas alquiler el proyecto se fue al garete. El Ayuntamiento pretendía levantar 250 apartamentos para ancianos y jóvenes, pero se creó otra plataforma que consiguió paralizar la promoción el año pasado.

Ahora la historia parece que comienza a repetirse. Un grupo de vecinos se opone a la construcción de 54 pisos destinados al alquiler en la zona del Arenal, cerca del otro proyecto bloqueado.

José Antonio Delgado sostuvo ayer que en su barrio "el cupo de solidaridad es ya bastante alto". Añadió que, "si son viviendas sociales, deben hacerse dispersas por la ciudad" y no sólo en esta zona. "No queremos que el barrio vuelva a tener problemas", dijo Delgado, quien ayer convocó a todos sus vecinos a una reunión para tratar el asunto en el Centro Cívico de Fuensanta. Argumentó que en la zona ya existen unas 200 VPO de alquiler.

"Desinformación"

Los representantes de la Junta, que a través de la Empresa Pública de Suelo levantará la promoción, y el Ayuntamiento de Córdoba, que cede el terreno, no comprendían ayer la oposición de este grupo. Si pensaban bien, se inclinaban porque las protestas surgen de la "desinformación". Si se ponían a pensar mal, intuían que alguien tiene la "intención de crear alarma".

Los 54 pisos previstos, de unos 70 metros cuadrados de superficie, son viviendas protegidas en alquiler de renta básica. Francisco García, delegado de la Consejería de Obras Públicas, afirmó que están destinadas a familias "de clase media".

Al concurso que se realizará para su adjudicación, podrán presentarse todas las personas que tengan unas rentas de hasta 39.396 euros al año. El precio del alquiler será de hasta 274 euros mensuales. "Este tipo de viviendas se crearon precisamente para las personas que no tienen ingresos muy bajos pero que no pueden comprarse un piso en el mercado libre", explicó García, quien recordó que este tipo de viviendas están previstas en el IV Plan Andaluz de Vivienda, que se aprobó en 2003. "Los pisos del Arenal son de la gama alta de ingresos", aseguró ayer García, quien cree que los temores de los vecinos son "infundados".

Por su parte, el presidente de la plataforma ofreció como alternativa que esas 54 casas se destinen a la "compra" porque "así los jóvenes del barrio pueden acceder a ellas". "Tan respetable es el alquiler como la compra", replicó García.

Para Andrés Ocaña, responsable del área de Urbanismo del Ayuntamiento, las protestas surgen de la "desinformación" y la "confusión". Recordó ayer que estas casas proyectadas no son iguales a las que se levantaron hace años en determinadas zonas deprimidas de la ciudad, casi a fondo perdido, para gente sin ningún tipo de recurso. "Se trata de viviendas a las que acceden los trabajadores y a las que accedieron en su día algunos vecinos del Arenal", afirmó Ocaña. "Lo que ocurre es que hay personas que empiezan a propagar mensajes falsos y se extiende la alarma", añadió.

Precedente con embuste

En Córdoba no es la primera vez que los vecinos bloquean un proyecto de viviendas sociales. Nunca se supo el origen, pero hace meses empezó a correr de boca en boca un embuste acerca de que una promoción de 250 pisos sociales en una barriada estaba destinada a rumanos y marroquíes. El Ayuntamiento cordobés, pese a las explicaciones que dio, no pudo construir estas viviendas por el rechazo vecinal.

La idea original era crear pequeños apartamentos, de unos 30 metros cuadrados, en los que vivieran jóvenes y ancianos.

En Sevilla ha habido también oposición vecinal en el barrio de los Bermejales y en Jaén una plataforma vecinal bloqueó la construcción de un centenar de VPO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de marzo de 2007

Más información