Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las cuentas de 2006

Telefónica se convierte en la operadora que más gana en el mundo, con 6.233 millones

La compañía que preside Alierta paraliza las negociaciones para entrar en Telecom Italia

Telefónica se ha convertido en la operadora que más gana en el mundo gracias a los beneficios récord de 6.233 millones de euros que obtuvo en 2006, desbancando a la estadounidense AT&T. Las aportaciones de las últimas adquisiciones -en particular, la británica O2- y las plusvalías por la venta de TPI explican en gran parte que las ganancias se dispararan en un 40% el año pasado. Pero la cotización siguió ayer cayendo. Tal vez por ello el presidente de la compañía, César Alierta, anunció que paraliza momentáneamente las negociaciones para entrar en el capital de Telecom Italia.

Buenas y malas noticias para Telefónica. La operadora no sólo presentó ayer los mejores resultados de su historia sino que, además, se acredita como la compañía telefónica del mundo con mayores beneficios. Pero eso no impidió que la cotización se diera un nuevo batacazo (cayó el 1,23%) y, por primera vez en lo que va de año, ha pasado a tener una rentabilidad negativa.

La compañía que preside César Alierta ganó 6.233 millones de euros, desbancando así a la estadounidense AT&T como la operadora telefónica que mejores resultados obtuvo el año pasado. Tan sólo China Mobile, que está pendiente de publicar sus resultados y que espera unos beneficios cercanos a los 6.200 millones de euros, puede amenazar al grupo español, que ha dejado atrás a todos sus rivales europeos. En especial a Deutsche Telekom, que era hasta el año pasado la operadora más rentable y que en 2006 vio caer sus resultados un 43%. Es también la primera vez que una compañía española domina la clasificación de ganancias de un sector a escala mundial.

Y en la línea de las listas, Telefónica también se ha convertido en la tercera operadora del mundo por número de clientes (200,7 millones), únicamente superada por las dos mayores compañías chinas de móviles.

La fortaleza de estos resultados históricos se explica fundamentalmente por la aportación de las últimas adquisiciones europeas -la compañía británica de móviles O2 y la checa Cesky Telecom- y por las plusvalías extraordinarias de 1.564 millones de la venta de TPI-Páginas Amarillas. Debido a esas incorporaciones y a la buena marcha del negocio, los ingresos aumentaron un 41,5% hasta los 52.901 millones de euros.

La contrapartida de esas adquisiciones es un aumento de la deuda financiera en 22.708 millones de euros, fundamentalmente por la compra de O2, hasta casi duplicarse y cerrar el año con 52.145 millones.

También se dejó notar en el último trimestre el aumento de las provisiones, ya que el beneficio cayó un 12%, hasta los 1.050 millones de euros, respecto al mismo periodo del año anterior. Y es que en los últimos tres meses de 2006 se ha incluido un gasto de 982 millones debido a la reestructuración de plantilla por el adelanto del plazo de adhesión del expediente de regulación de empleo (ERE) de 2007 correspondiente a 1.762 empleados. Asimismo, se ha incluido un gasto de 134 millones de euros para el plan de previsión social de directivos.

El resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA) creció un 27%, con 19.126 millones de euros. Para 2007, espera que crezca entre un 14% y un 20% y los ingresos entre un 6% y un 9%.

El grupo superó al término de 2006 la barrera de los 200 millones de clientes, tras incrementar un 32,4% su base de usuarios hasta los 203 millones. Esta misma diversificación se ha notado en el área de los ingresos: España representa el 37,9%; Latinoamérica, un 34,7%, y Europa, el 26,5%.

Movistar alcanzó los 21,446 millones de clientes de móvil, ganando 1,556 millones en 2006. Con estas cifras, la cuota de mercado de Telefónica es de 45,6%, medio punto menos que hace un año. Vodafone ganó 0,8 puntos porcentuales y tiene el 30,8% del mercado con 14,46 millones (1,54 millones más). Orange perdió 0,3 puntos de cuota y ahora posee el 23,6% con 11,11 millones de abonados.

Pero los buenos resultados contrastan con el mal comportamiento de la acción. Ayer cayó otro 1,23%, hasta los 16,10 euros, y, por primera vez en el año, registran una rentabilidad negativa (0,12%). Y es que el mercado ha penalizado duramente el anuncio de que Telefónica estaba en negociaciones con Telecom Italia para una posible entrada en su capital (entre un 5% y un 10%). Desde que el pasado día 11 los diarios italianos desvelaran que ambas operadoras estaban en conversaciones para una posible alianza, la cotización ha caído un 6%.

Conversaciones congeladas

Tal vez por eso, César Alierta no dudó ayer en aprovechar la conferencia con analistas para anunciar oficialmente que las conversaciones con Telecom Italia quedaban "congeladas" por el momento. "Tenemos el máximo respeto por Telecom Italia y su equipo directivo. Estamos convencidos de que podría haber áreas fructíferas en las que podríamos trabajar conjuntamente. No obstante, las circunstancias actuales hacen difícil que se pueda proceder de acuerdo con lo que publicamos en el hecho relevante del 12 de febrero. Así, que hemos decidido congelar las conversaciones", dijo Alierta.

A nadie se le escapa tampoco que no es el momento más propicio para esta entrada en Italia, puesto que se puede interpretar como un intercambio de favores entre el Gobierno español y el italiano por la entrada de Enel en el capital de Endesa.

Alierta insistió en que siguen interesados en adquirir a Portugal Telecom el 50% que aún no controlan del operador brasileño de móviles Vivo, pero siempre que las circunstancias lo permitan y "a un precio justo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007