Un vídeo revela presuntos malos tratos a niños en una guardería de San Blas

El Defensor del Menor y Educación vieron en diciembre las imágenes emitidas el martes

Un vídeo grabado por una periodista de Telecinco con cámara oculta ha sacado a la luz los supuestos malos tratos que infligía el personal de una escuela infantil privada de San Blas a 42 niños. Las imágenes muestran a una cuidadora que obligaba a una niña a comerse sus propios vómitos y le tapaba la nariz a otra para que tragara los alimentos. El defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, ha remitido las imágenes a la fiscalía y ha pedido medidas cautelares. Los padres, que se enteraron del caso por la televisón, se reunieron ayer y sacaron a sus hijos del centro. Muchos se mostraron "indignados" porque tanto el Defensor como Educación conocían las imágenes desde diciembre y no les avisaron.

Más información

La escuela infantil El Borreguito Azul está en el número 45 del paseo de Ginebra, en el barrio de Las Rosas (San Blas). Lleva abierta desde septiembre de 2004, según confirmaron varios padres. La periodista de Telecinco pudo grabar las imágenes gracias a que trabajó como cuidadora de los niños y utilizó una cámara oculta. El vídeo difundido el lunes en Diario de... revela que los niños eran encerrados en cuartos oscuros y recibían gritos continuamente. En otra secuencia, una niña es obligada a comerse sus vómitos. La presunta autora de estos malos tratos es la hija de la dueña, de nombre Rocío.

El centro siguió funcionando ayer pese a las imágenes difundidas. La mayoría de los padres acudió a primera hora a retirar a sus hijos. El Defensor del Menor, Arturo Canalda, envió por la mañana una copia del programa emitido a la fiscalía y pidió medidas cautelares para evitar que este caso se repita. "Es un tema muy delicado y es necesario actuar con rapidez, pero también con cautela para no generar una alarma social innecesaria", comentó.

Arturo Canalda explicó que tuvo conocimiento a través de Telecinco de lo que ocurría en la guardería de San Blas a mediados del pasado diciembre. Se reunió con el consejero de Educación, Luis Peral, quien ordenó una investigación sobre el centro.

El consejero de Educación, que dijo que se sentía "disgustado", aseguró que vio el vídeo de Telecinco por primera vez el 28 de diciembre. Para actuar, necesitaba las pruebas, pero la cadena televisiva no le cedió las imágenes hasta emitir el programa, según Peral. Lo recibió ayer por la tarde y lo remitirá hoy a la inspección educativa. "El 14 de diciembre, una inspección vigiló, además de las aulas, la hora de la comida y no encontró anomalías", dijo el consejero. "Sí que hallaron dos educadores que no presentaron la titulación requerida". "Hay determinadas prácticas que son muy difíciles de comprobar. Se trata de una situación muy desagradable", comentó el responsable de Educación. Éste anunció que los inspectores volverán hoy de nuevo a la escuela infantil.

Dos cuidadoras sin titulación

La inspección de diciembre se produjo tres días después de ver las imágenes, según fuentes de Educación y del Defensor del Menor. Los inspectores no hallaron ninguna de las irregularidades que descubrió la periodista. Tan sólo observaron que dos de las cuidadoras de los niños no presentaron la documentación que las acredita como poseedoras de la formación necesaria para desempeñar este trabajo. Por consiguiente, la Consejería abrió un expediente administrativo. Eso sí, en ningún momento los responsables de Educación ni del Defensor del Menor alertaron a los padres de lo que, supuestamente, estaba ocurriendo en la escuela. Esto ha generado malestar entre los padres afectados. "Han permitido que mi hijo sufriera malos tratos durante dos meses más", se quejaba ayer Nani, una de las madres.

Fuentes de la Fiscalía de Menores de Madrid, a cuyo frente se encuentra Juan Pedro Rodríguez del Val, señalaron ayer por la tarde que en este departamento no habían recibido en todo el día ninguna denuncia sobre los supuestos malos tratos a los niños de la escuela infantil de San Blas.

Los padres se reunieron a las siete de la tarde durante más de una hora en la puerta del centro, que ya estaba cerrado. Al final, decidieron que denunciarían de manera individual el caso en la comisaría de policía y que hoy por la mañana acudirán a un abogado para que les asesore sobre la forma más adecuada para encarar este problema.

"Lo que es una vergüenza es que la Comunidad de Madrid supiera estos problemas y que nadie nos dijera nada de lo que estaba ocurriendo. Estamos indignados porque algo ha fallado y se trata de la educación de nuestros hijos", criticaba el padre de una de las niñas que iba a la escuela infantil de Las Rosas.

Una portavoz de la escuela infantil El Borreguito Azul declinó hacer declaraciones sobre lo ocurrido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 28 de febrero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50