Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán presupuesta 1.000 millones para construir centrales nucleares

El Consejo de Seguridad de la ONU empieza a trabajar en una nueva resolución

El Parlamento de Teherán ha aprobado una partida de 1.000 millones de euros (más de 1.300 millones de dólares) para la construcción de nuevas centrales nucleares durante el próximo año iraní, que empieza el 21 de marzo, informó ayer la agencia oficial de noticias, Irna, citada por Efe. A falta de su aprobación en el pleno, la noticia añade más leña al fuego cuando los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania empezaron ayer a trabajar en una nueva resolución ante la negativa iraní de suspender el enriquecimiento de uranio.

El presidente de la comisión de presupuestos del Parlamento, Mohamed Mehdi, explicó que un 10% de la partida para centrales nucleares se dedicará a la formación de especialistas y a la investigación "a través de la firma de acuerdos con universidades de todo el mundo". El Gobierno podrá destinar hasta otro 25% del presupuesto para incentivar al sector privado a participar en la construcción de centrales nucleares, "con el fin de acelerar el plan de desarrollo".

Además de la central de Bushehr, cuya entrada en funcionamiento está prevista para noviembre de este año, Irán anunció el año pasado el inicio de una segunda planta de energía nuclear en la misma zona. Este proyecto, para el que no se había anunciado presupuesto hasta ahora, forma parte de un plan que se remonta a los años setenta para construir una veintena de centrales nucleares con el objetivo de diversificar su dependencia energética de los combustibles fósiles.

Este programa civil nunca había suscitado el recelo internacional hasta que a finales de 2002 un disidente iraní denunció que se enriquecía uranio en una planta de Natanz. Las investigaciones de la ONU revelaron que Irán había ocultado sus actividades durante 18 años. Las autoridades iraníes insisten en que desean enriquecer uranio para disponer del combustible nuclear necesario para su red de centrales eléctricas. Sin embargo, la comunidad internacional, con Estados Unidos a la cabeza, desconfía y sospecha que Teherán desea acceder a la tecnología para fabricar armas atómicas, cuyos fundamentos son los mismos.

Reunión en Londres

Mientras tanto, en Londres los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y Alemania comenzaron a trabajar ayer en una nueva resolución sobre el programa nuclear de Irán, según fuentes británicas citadas por la agencia France Presse. "Hemos tenido una primera discusión productiva sobre qué hacer ahora que la Agencia Internacional de la Energía Atómica acaba de confirmar que Irán no ha respetado la resolución 1737 del Consejo de Seguridad, que le pedía que detuviera el programa de enriquecimiento de uranio", declaró la fuente.

EE UU se ha mostrado partidario de un acuerdo de la comunidad internacional para un aumento gradual y proporcional de las sanciones contra Irán ante su rechazo a poner fin a sus actividades nucleares, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2007